Un robot para enseñar a los escolares a programar

Un estudiante de la UDC diseña una herramienta para usar desde secundaria hasta la universidad

.

redacción / la voz

Adaptar un robot ya existente para que personas sin experiencia en robótica lo pueden usar como una herramienta didáctica. Ese es el punto de partida del proyecto de Miguel Vilar Rodríguez (Vigo, 1989), entregado el año pasado como trabajo de fin de carrera en Ingeniería Informática en la UDC.

Ello le ha valido para ser elegido entre los finalistas del premio al mejor trabajo de fin de grado aplicado convocado por la Facultad de Informática de la Universidade da Coruña. Es una iniciativa patrocinada por Everis, Grupo Voz, Indra, ITG y Telecom y en la que colaboran el Citic y la Fuac. El ganador recibirá 1.500 euros y habrá dos accésits de 500.

«O robot sae dunha empresa spin off da UDC e con el preténdese explotar a robótica como ferramenta didáctica, xa que permite integrar diferentes disciplinas como poderían ser a ciencia, a tecnoloxía e as matemáticas», explica el creador. Ve un campo ilimitado de posibilidades en el proyecto a nivel educativo. «Serve para os traballos en grupo. Non soamente se aprenden conceptos, senón que se fomentan un pouco a creatividade e o traballo en equipo, que son cousas que agora mesmo no sistema educativo están de lado. Agora mesmo todo consiste nunha clase maxistral onde os alumnos están esperando ao que lles di o profesor. Hai rapaces que necesitan movemento e comunicación».

El diseño del robot que propone el estudiante en su trabajo resulta, desde fuera, sencillo. Consta de una base con motores y ruedas que le permiten moverse por el suelo. Encima, sobre un pequeño soporte, va un smartphone, del que se aprovecha el extenso abanico de opciones que ofrece un móvil en la actualidad. Cámaras, micrófonos , altavoz, pantalla táctil, acelerómetros y un extenso etcétera. «O móbil sería o cerebro do robot e a base o corpo», precisa el diseñador.

Aplicación práctica

La hipótesis de llevar la creación de Vilar a un aula de secundaria está sobre la mesa. ¿De qué manera se puede aplicar esto a las matemáticas o a la clase de lengua, por ejemplo? «Nunha clase de matemáticas poderías aproveitalo para explicar o movemento. Que os alumnos aprendan a descompoñer, por exemplo, un problema en cousas máis pequenas, que son métodos moi típicos das matemáticas ou da enxeñaría tamén. No caso da lingua, poderían facer unha especie de memoria, contando nun documento a súa experiencia, como fixeron, por que, e fomentar o debate entre eles».

Vilar explica un posible reto que se puede plantear en el aula: «Ti, por exemplo, queres que o robot vaia en liña recta. En principio é sinxelo, pero o movemento do robot non é tan sinxelo. Para que siga unha liña recta ti vas ter que estar detectando esa liña dalgunha maneira e propiciando que o robot corrixa esa situación. Se se desvía un pouco para a esquerda, como fago para que volva ao seu sitio? Ou se o queres facer xirar. O fácil sería chegar ao punto onde queres xirar e, nese momento, facer unha rotación e seguir noutra dirección».

«Serían os alumnos os que terían que programar o robot empregando una linguaxe visual gráfica -señala-. Unha especie de crebacabezas de pezas que encaixan unhas con outras e describen eses movementos. Algo semellante aos robots educativos que podes atopar agora xa no mercado. Todos baseados nesa linguaxe».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un robot para enseñar a los escolares a programar