Casas rústicas y rectorales gallegas se regalan para rescatarlas de la ruina

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Casa con esgrafiados y vistas al Sil en Santiorxo, concello de Sober.
Casa con esgrafiados y vistas al Sil en Santiorxo, concello de Sober. CARLOS RUEDA

Los propietarios solo piden a cambio su restauración y, en algunos casos, que se destinen a fines sociales

25 sep 2017 . Actualizado a las 18:30 h.

Casas señoriales, rectorales y aldeas enteras condenadas a la ruina han encontrado una vía de escape para escabullirse de ese destino. El patrimonio gallego se regala y cualquiera puede obtener por cero euros una reliquia histórica, siempre que esté dispuesto a mimarla. A diferencia de Italia, donde es el Estado el que promueve su cesión a cambio de que el nuevo propietario se comprometa a restaurar el inmueble, en Galicia son los mismos dueños -particulares o Iglesia- los que han decidido desprenderse de las propiedades deshabitadas y ofrecerlas de forma gratuita para poner fin a su deterioro.

Más de cuatro mil pretendientes le salieron a la aldea de A Barca, en el concello de Cortegada (Ourense), que en su día fue un lugar de tránsito y paso de mercancías, pues por allí transcurría el antiguo camino real a Castilla. Sin embargo, la construcción del embalse de Frieira provocó el anegamiento de los terrenos y poco a poco fueron vaciándose las 12 edificaciones que el Ayuntamiento pone ahora en manos de inversores que hagan de ellas un complejo turístico. La agencia inmobiliaria que recibe las propuestas (Aldeasabandonadas.com) explica que ya hay un candidato interesado en cerrar el trato, una multinacional.

Una aldea entera, gratis. Las 12 casas de A Barca, en el concello ourensano de Cortegada, están más cerca de volver a ser habitadas
Una aldea entera, gratis. Las 12 casas de A Barca, en el concello ourensano de Cortegada, están más cerca de volver a ser habitadas Santi M. Amil

Y es que, en general, indica la gerencia de la empresa especializada en venta de patrimonio, «los compradores de pazos, casas señoriales o aldeas son el 70 % extranjeros, pero aumenta la demanda y la adquisición por parte de españoles, un 60 % para uso privado y un 40 % para empresarial».