Rebajas en cuarto creciente

El comienzo de los descuentos ayer, en vez de hoy, despistó a los consumidores; pero los comerciantes confían en que será un buen mes y mejorarán las cifras del verano pasado

.

redacción / la voz

«La gente no se ha enterado de que las rebajas este año no empiezan mañana». Era lo que le comentaba una mujer a su hija mientras paseaban por el entorno de la milla de oro coruñesa, la plaza de Lugo, durante el mediodía de ayer. Frases similares pudieron escucharse en las urbes gallegas durante toda la jornada, y es que aunque la ausencia de lluvia y el comienzo de las vacaciones animó a los viandantes a arañar horas en la calle, las tiendas no vivieron esa eclosión de multitud y colas propias del comienzo de las extintas épocas oficiales de descuentos.

Sí hubo una afluencia mayor que cualquier otro viernes en todas las tiendas, claro. Que se percibió, sobre todo, en las firmas de Inditex. En Ferrol, de hecho, comerciantes de pequeños establecimientos lamentaban que, aunque vendieron bien, cada vez percibían una porción más pequeña del pastel de ventas porque el libre albedrío de los descuentos, que sobre todo exprimen las grandes cadenas, repercutía negativamente sobre sus negocios. 

Un 5 % más de ventas

No obstante, pese a la liberalización de los períodos de rebajas, que dejaron huérfanas las aperturas de los informativos de los días 1 de julio y 7 de enero de cada año, y la progresiva pérdida del miedo a las compras a través de Internet, los comerciantes se muestran optimistas con respecto al mes que les espera. Sin ir más lejos, en la Federación de Comercio de Pontevedra estiman que mejorarán las ventas un 5 % con respecto a este mismo período el año pasado. Eso sí, advierten que «aunque la mayoría de marcas ya han comenzado hoy [por ayer] con los descuentos, realmente notaremos el impacto a partir de mañana [por hoy]».

Para los empresarios hay dos factores clave que les hacen no perder la fe: las previsiones de que, siguiendo la tónica del verano pasado, el buen tiempo acompañe estos meses, y que al haber arrancado fuerte con descuentos del 50 %, los compradores no se demorarán en visitar las tiendas.

Productos a la mitad de precio es lo que se podía ver ayer en la mayoría de escaparates de las calles comerciales de Ourense. Sin embargo, en la ciudad de As Burgas el despliegue no fue suficiente para que los consumidores corriesen a comprar más que en otros períodos de rebajas. En este caso, acostumbrados a lidiar con las altas temperaturas, los ourensanos, en una jornada marcada por la ausencia de sol y calor, no sintieron la necesidad de abalanzarse a cazar la prenda más fresca y veraniega que les ayude a sofocar el calor en la sartén de Galicia. Además, como en otros puntos de la geografía gallega, muchos llevaban ya varios días adquiriendo productos -sobre todo ropa y calzado- por debajo del precio establecido.

En Vigo, el primer día extraoficial de rebajas también fue tranquilo. Pocas colas, las más largas en los probadores. «Yo cojo dos tallas, me las pruebo en casa y si no me valen las devuelvo», decían algunas compradoras. La mayoría esperan gastar entre 50 y 100 euros, aunque alguno llegó a los 200. La mayoría mantenía, eso sí, que suelen ir a tiro fijo a por aquellas prendas que tenían ya controladas antes del inicio de las rebajas.

Si la jornada no fue especialmente halagüeña para la mayoría de comercios, el clásico de los clásicos de las rebajas no defraudó. En los centros de El Corte Inglés se notaba, aseguran fuentes de uno de los que tienen en A Coruña, incluso más movimiento que en años anteriores. De hecho, consideran que la idea de adelantar un día los descuentos había sido positiva. Sobre todo, hubo grandes ventas en las plantas de confección y deportes.

Con información de las delegaciones de Ourense, Vigo y Ferrol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Rebajas en cuarto creciente