Así sobrevive Gerson Govea, el último friki que se inoculó VIH en Cuba

Héctor Velasco AFP

SOCIEDAD

ADALBERTO ROQUE | Afp

Han pasado 17 años desde que se introdujo el virus para evitar el acoso policial. Ahora pasa los días en lo que queda del sanatorio de Pinar del Río, donde fue internado

28 may 2017 . Actualizado a las 14:17 h.

Gerson Govea había visto morir a amigos que lo hicieron, pero aun así se inyectó el VIH. Sobrevivió. Es el último de los frikis cubanos que practicó un singular credo de rebeldía en el mundo: punk y sida.

Han pasado 17 años desde que se inoculó el virus para evitar el acoso policial. «Conseguí un amigo que me dio la sangre, yo mismo se la extraje y me la puse». El pelo largo, los aretes y tatuajes amortiguan sus 42 años. Gerson vive en lo que queda del sanatorio de Pinar del Río, en el oeste de Cuba, donde fue internado.

Aunque nunca se arrepintió, confiesa a la AFP que quiere llegar a los 50. En la modesta casa, lo acompaña Yohandra Cardoso, su esposa de 44 años, enferma de sida y a quien le amputaron las piernas en el 2005. Frenética, empuja la silla de ruedas en el espacio decorado con afiches de Sex Pistols y Ramones. El día para ambos comienza con un coctel de antirretrovirales.