El divorcio de mil millones de dólares

Harold Hamm, dueño de la petrolera Continental, pagará la cuarta parte de los 4.000 millones que pedía su mujer por 24 años de matrimonio


nueva york / corresponsal

Mil millones de dólares (800 millones de euros). O lo que es lo mismo para los estadounidenses, un billón (en Europa, un billón es un millón de millones). Esa es la cantidad que según un juez deberá pagar el empresario del sector petrolero estadounidense Harold Hamm a su mujer por el divorcio tras 24 años de matrimonio. Y si bien esa sentencia hubiera provocado un infarto a la mayoría de los mortales, para Hamm fue un alivio porque podría haber sido mucho peor.

Harold y Sue Ann, que era su segunda mujer, se casaron en 1988 y se separaron en el 2012. Desde ese año han estado batallando por la fortuna del empresario. Hamm es fundador y director de Continental, una de las empresas petroleras más importantes de EE.?UU.; por su parte, Sue Ann es economista y abogada, y también ocupó cargos de responsabilidad en la empresa.

Harold Hamm posee un 68 % de las acciones de la compañía por un valor de 13.800 millones de dólares (11.000 millones de euros). Y de esa participación, Sue Ann pedía un 30 %. En las últimas semanas, las acciones de la empresa habían bajado porque los inversores temían una sentencia mucho más beneficiosa para la ex de Hamm. Pero el juez ha sido magnánimo con el empresario.

En varios plazos

Aunque eso sí, le ha fijado estrictas fechas para pagarle a su exmujer: un tercio deberá abonarlo antes del fin de este año y el resto, unos 530 millones de euros, en cuotas de 5,6 millones mensuales hasta que el pago alcance esa cantidad.

En medio del juicio por el divorcio, el empresario que tiene 68 años declaró a la revista Forbes sobre la posibilidad de volver a casarse: «Definitivamente, no. Eso no va a suceder nunca más».

Algo parecido piensa el hombre que hasta ahora ha pagado más dinero por un divorcio, el magnate ruso de los fertilizantes Dimitry Rybolovlev, que tuvo que abonar 3.600 millones de euros. En cambio, tanto el francés Alec Wildenstein -a quien separarse de Jocelyn le costó 2.000 millones de euros- como al magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone -que pagó otros 1.000 millones de euros a Slavica Radic- el amor les apareció de nuevo y volvieron a pasar por el juzgado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El divorcio de mil millones de dólares