El imán de Avilés ya atrae las miradas

El Centro Niemeyer, que esta semana visitó el actor Brad Pitt, es la piedra angular de un proyecto más amplio para convertir la ciudad asturiana en un nodo cultural


Con un presupuesto de 30 millones de euros -diez veces menor de lo que se lleva gastado en la Ciudad de la Cultura-, el Centro Niemeyer que se está levantando en Avilés ha conseguido atraer todas las miradas. Ha sido sencillo, no ha hecho falta deshacer un monte y volverlo a construir, ni inventarse complicadas propuestas museísticas. Bastó con traer a una estrella de Hollywood, ponerle un casco e invitarle a darse un paseo por las obras.

La imagen de Brad Pitt delante de la cúpula blanca característica de la arquitectura de Niemeyer ha dado la vuelta al mundo. La agencia china de noticias Xinhua, Sky News, Le Monde, el Herald Tribune, la revista People o el portal de Internet iafrica.com son algunos de los medios que se han hecho eco de una visita que ha llevado la imagen de Avilés y de Asturias a la primera plana internacional.

El proyecto aspira a construir un complejo cultural de relevancia global y que se convierta, según sus promotores, en «un imán de conocimiento y creación artística que contribuirá a la regeneración económica y urbanística de un área en pleno proceso de transformación industrial como es la ría de Avilés».

El Niemeyer será la única obra del arquitecto brasileño en España y la más importante de Europa. El centro se compone de cinco espacios: un auditorio con capacidad para mil espectadores; un espacio expositivo diáfano de cerca de 4.000 metros cuadrados; una torre-mirador sobra la ría y la ciudad, un edificio polivalente que albergará un cine, salas de ensayo, reuniones y conferencias, y una plaza abierta, en la que se programarán actividades culturales y lúdica de forma continua, y que pretende ser el nexo de unión entre el centro y la urbe.

La inauguración del complejo está prevista para el 2010, pero ya cuenta con una programación consolidada que este año ha llevado a Asturias a figuras como Vinton Cerf, vicepresidente mundial de Google; el premio Nobel de Literatura Wole Soyinka o la soprano Barbara Hendricks. Música, teatro, cine, exposiciones y conferencias con el denominador común de la excelencia, para convertir Avilés en un nodo de conocimiento y creatividad.

Isla de la Innovación

Pero, como ocurrió con Bilbao y el Guggenheim de Gehry, el Centro Niemeyer es también una excusa para revitalizar la urbe asturiana y la piedra angular de un ambicioso conjunto de proyectos que se llevarán a cabo en la llamada Isla de la Innovación. El plan contempla un parque empresarial, en el borde del canal se construirán viviendas estilo loft (tipología edificatoria propia de antiguas áreas industriales recuperadas) y a lo largo de la ría se dispondrán los denominados Cubos de la Innovación: pequeños edificios de diseño eco-tecnológico, con pantallas interactivas, que serán soporte de proyecciones de arte electrónico, información y presentación de programas. Además se construirá una nueva estación de trenes y autobuses, parques y espacios urbanos de calidad.

Es en este punto en el que ha mostrado su intención de participar Brad Pitt, amigo personal de Frank Gehry y que ha impulsado varios proyectos arquitectónicos en Estados Unidos. Y a finales del año pasado hizo lo propio Norman Foster, quien afirmó que se trata de un proyecto «espectacular» que, a su juicio, «toca todos los grandes temas de la arquitectura y del urbanismo actual, como la relación entre lo histórico y el futuro, la ambición y la coordinación de las infraestructuras y de los edificios singulares».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El imán de Avilés ya atrae las miradas