El saldo de marca llega a Internet

La crisis impulsa en la Red clubes privados de compra en que primeras firmas liquidan sus existencias sin perder prestigio


Los 200 euros que cuesta vestir una camiseta de Dolce & Gabbana son suficientemente intimidatorios para garantizar la exclusividad de la firma, pero en Internet es posible encontrar el mismo modelo por 70, lo que amplía el abanico de clientes potenciales. Las primeras marcas se negaban a colocar los excedentes de temporadas anteriores en los outlet por una supuesta pérdida de prestigio. Sin embargo, la Red ha encontrado el camino para hacer realidad el mercadillo del lujo mediante los clubes privados de compra on-line. Este invento francés llegó a España hace unos tres años y hoy las tiendas proliferan como hongos en la web al amparo de una crisis económica que incentiva la búsqueda del chollo. Esta modalidad ofrece a los socios la posibilidad de adquirir en Internet ropa de Armani o Calvin Klein con descuentos de hasta el 70%, y a los diseñadores les quita de encima pesados stocks que la vanidad de la marca impedía liquidar. Privalia, BuyVip, Glamounity, Vente-privee o Vipventa son algunos ejemplos. En estas tiendas era posible encontrar esta semana una chaqueta de Rodier por 19 euros, una corbata de Verlaine por 21 o una camisa de Dior por 39. Vipventa pasa del millón de clientes en España, de los que 50.000 residen en Galicia. El sistema de compra es el clásico de Internet, mediante tarjeta de crédito. Las firmas se hacen cargo de la devolución de los paquetes que llegan a destino con defectos, pero no siempre de los cambios de talla, de manera que hay que afinar bien con las medidas antes de aventurarse a comprar. Otro pequeño inconveniente es que, para acceder a estos clubes, suele ser obligatorio ir de la mano de un socio, de un padrino. «Siempre ha funcionado bien hacer que el cliente sienta que forma parte en exclusiva de un chollo. Además, de esta manera accede a la tienda el perfil que nosotros buscamos», explica David Ducos, responsable de Vipventa. Para Ducos, los clubes en línea «están prestando un gran servicio a las primeras marcas de moda porque es una idea elegante con la que no pierden prestigio. Hace tres años era difícil convencerlas ?-añade-, pero hoy solo se resisten las más grandes, como Chanel o Louis Vuitton».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

El saldo de marca llega a Internet