Otro año sin canción del verano

SOCIEDAD

«Ella elle l'a», de Kate Ryan, es la reina en las discotecas, pero no logra triunfar más allá de la pista de baile

26 ago 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

Además de los mosquitos, los pringues de bronceador y las consecuencias de los abusos gastronómicos, los meses de julio y agosto traen consigo, por lo general, una particular pesadilla: la canción del verano. Se trata de esa pieza particularmente pegadiza, que combina con malsana precisión una letra banal (que si el chiringuito, que si boooomba, que si el pechito y el cachete), una melodía facilona y un contagioso carácter efímero que, con o sin bailecito, acaba por hipnotizar a todos . Como si de un homenaje al mal gusto se tratara, todos los años surge algún King África, algunas Ketchup o algunos Los del Río dispuestos a eliminar cualquier sentido del ridículo entre el gentío hasta septiembre.

Pues este año no. No ha habido canción del verano. Tal y como ocurrió el pasado año, ninguna de las canciones que sonaron durante los dos últimos meses logró convertirse en el himno oficial de los calores. El fenómeno del Chiquilicuatre (principal candidato a heredar el trono dejado por El Koala en el 2006) se apagó antes de arrancar la época estival la llegada tardía de la belga Kate Ryan con su revisión del Ella elle l'a, popularizado en su día por France Gall, se ha quedado en una especie de premio de consolación. Sin poderse comparar a las fiebres de la Sopa de caracol, Papichulo o Aserejé, su superpegadizo estribillo «ela elá ela elá», inserto en una cama de tecnopop inflado a base de anabolizantes dance, es toda una oda discotequera. Suena a gogós, cuerpos esculturales y noches interminables. Reina nocturna, apenas se deja ver por el día, y ese espíritu ibicenco no logra trascender de la pista de baile.

Y es que la canción del verano ha de ser necesariamente intergeneracional, que surja en una boda familiar y que la canten del adolescente a la abuela juntos en la misma coreografía. De eso, este año, pues nada. Suenan por ahí, de manera constante, El último vals de La Oreja de Van Gogh, que estrena rostro (aunque las cuerdas vocales realmente parezcan las mismas); Un poco de amor de la triunfita Edurne poniéndose con épica OT el traje de Freddie Mercury; Gotas de agua dulce, del incombustible Juanes, o la aflamencada Pretendo hablarte, de Beatriz Luengo. Pero ninguna ha calado lo suficiente como para homogeneizar el verano. Probablemente, tampoco lo pretendieran.