Aumenta el control para evitar trampas en selectividad: prohibidos todos los relojes

La apertura de un paquete de exámenes antes de tiempo obligó a usar la prueba de Lingua Galega de reserva

El tribunal exigió que los alumnos se quitasen el reloj. De cualquier tipo
El tribunal exigió que los alumnos se quitasen el reloj. De cualquier tipo

Redacción / La Voz

«Tened el DNI en la mano. Tenemos que mirarlo, sino no entráis», decía una profesora de Física de la UDC a la puerta del aula de dibujo de la Escuela de Caminos. Eran las nueve en punto de la mañana de ayer, cuando comenzaba la selectividad, una prueba a la que se enfrentan hasta mañana unos 11.400 gallegos y que este año ha extremado las precauciones para evitar trampas. La última medida se tomó la víspera del examen y fue drástica: prohibidos los relojes, ni inteligentes ni analógicos.

 «Hay relojes que parecen antiguos y son smartwacth»

La decisión fue tomada a toda prisa, cuando a la CIUG empezaron a llegar preguntas de los responsables de las aulas sobre qué modelos se permitían y cuáles no, y cómo saber a cual correspondía cada reloj. «Hay relojes que parecen antiguos y son smartwacth», reconocía Pedro Armas, vicepresidente de la CIUG y uno de los defensores de la decisión de última hora. Es que «no se puede ir alumno por alumno comprobando si es o no es ese tipo de reloj». Algunos profesores no se tomaron muy bien esta decisión de última hora: «Llevamos todo el curso diciéndoles que tienen que minutarse para aprovechar al máximo el tiempo y ahora les dan la hora cada treinta minutos». Y es que la solución a la falta de relojes de muñeca fue improvisada: las aulas con pantalla digital tendrían un reloj expuesto; otras tienen un reloj en la pared, al estilo clásico; pero hay muchas (como la de Dibujo en Caminos) que carecía de ambas cosas. En ese caso, los profesores del tribunal avisaban cada media hora y en los últimos 30 minutos apuntaban en el encerado la hora. «Si algún alumno quiere saber la hora, con levantar la mano se le atiende», explicaba uno de los cuidadores.

¿Y los detectores de frecuencia?

Todavía no se sabe dónde se pusieron a funcionar los detectores de micrófonos, móviles y cámaras, la última herramienta tecnológica antitrampas que se estrenaba en esta selectividad. Ideados por la escuela de Industriales de Vigo se preveía usarlos de forma aleatoria.

Lingua, examen de reserva

La anécdota de la jornada llegó pasadas las tres de la tarde. Por un error involuntario de los profesores de una comisión delegada en Vigo se abrió antes de tiempo el paquete que contenía el examen de Lingua Galega. Este debe romperse a la vez en todas las aulas y delante de los alumnos. La equivocación se subsanó de la manera prevista: avisada la CIUG se decidió usar el examen de reserva, que para eso está. A pesar de lo que eso supone (hay que hacer copias para todos los alumnos) en 15 minutos comenzaba la prueba en toda Galicia, lo que atrasó ligeramente el fin de la primera jornada de exámenes.

 

Para comenzar, un examen fácil: la narrativa hispanoamericana o Machado 

No fueron exámenes difíciles los que inauguraron la selectividad del 2019:

Lengua

Literatura. Cayó la narrativa hispanoamericana (teoría) y La Fundación (libros) como opción A y Machado (teoría) y La verdad sobre el caso Savolta (libros) en la B.

Gramática. Ambas opciones fueron asequibles: ejemplos para diferenciar porqué / por qué o haber / a ver: y la construcción de tres frases cuyos sujetos sean una frase nominal, una subordinada sustantiva y una construcción coordinada.

Historia de España

Definiciones. Este año pasaron de 50 a 70. Fueron bastante asequibles, al menos sino para obtener 0,5 cada uno sí para arañar unas décimas.

Tema corto. Decretos de Nueva Planta o las ideas ilustradas. Cualquiera de los dos asuntos era básico.

Tema largo. Fernando VII o las reformas de la II República. Muy fácil el siglo XIX, algo más complicado el XX.

lingua

Literatura. A elegir entre poesía de las Irmandades y la Nova Narrativa Galega.

Sociolingüística. La normativización o el gallego de finales del siglo XX.

Lo que hay que saber de la selectividad

Sara Carreira
Varios bolígrafos, agua y líquido corrector son algunos de los objetos más repetidos en la mesa. Se puede llevar reloj, pero no inteligente
Varios bolígrafos, agua y líquido corrector son algunos de los objetos más repetidos en la mesa. Se puede llevar reloj, pero no inteligente

Solo hace falta DNI y bolígrafo, se puede llegar hasta media hora tarde a un examen y el móvil está prohibido

Apenas quedan unas horas para que comience la selectividad, una prueba fácil de aprobar pero muy exigente para obtener nota. Hoy seguro que en muchas casas hay dudas sobre asuntos básicos del examen.

¿Qué tengo que llevar al examen? ¿Y de los demás días?

El DNI y un bolígrafo azul o negro imborrable; al menos mañana no se necesita nada más. Allí se repartirán las etiquetas a cada uno, etiquetas con unos códigos de barras que aseguran el anonimato del alumno. Esas sí hay que llevarlas los siguientes días; muchos estudiantes se las olvidan en casa, así que el consejo de los veteranos es guardarlas en la funda del móvil (que nunca queda atrás). El jueves habrá que sumar las calculadoras (si se acude a Matemáticas) o los diccionarios (para Latín y/o Griego) así como el material necesario para Dibujo Técnico. Muchos alumnos llevan varios bolígrafos, agua, correctores líquidos, relojes (no valen los smartwatch) y otras cosas. La CIUG tiene instrucciones sobre esto, pero hay que tener claro que los vigilantes del examen tienen potestad para revisar todo el material y retirar aquel que consideren.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aumenta el control para evitar trampas en selectividad: prohibidos todos los relojes