Viriato oficializa 89 despidos y prevé 21 más cuando cese toda su actividad

Emma araújo SANTIAGO / LA VOZ

ORDES

SANDRA ALONSO

La mayor parte de la plantilla eran mujeres de mediana edad con décadas de experiencia en el sector textil

14 ene 2017 . Actualizado a las 12:46 h.

La firma Viriato, que durante décadas ha sido un referente del sector textil en la comarca de Ordes, ha formalizado el despido de 89 trabajadores, en su mayoría mujeres de mediana edad y con décadas de experiencia en el sector. Estos despidos son efectivos desde el pasado miércoles, fecha del auto del Juzgado Mercantil número 2 de A Coruña, una resolución que pone fin a un proceso abierto el 23 de noviembre del año pasado con la solicitud por parte de la administración concursal de Viriato para una extinción colectiva de contratos.

A los 89 despidos recogidos en el auto, que ya fue notificado a las personas afectadas en dos asambleas convocadas por el comité de empresa, se unirán otros 21, aunque en estos casos los despidos no serán efectivos hasta finales del mes de febrero, ya que el personal que queda seguirá trabajando en la tienda que Viriato tiene en Ordes y en los dos establecimientos outlet que la firma tiene en Madrid. Y parte de este personal que sigue vinculado con Viriato asumirá también los trabajos propios de gestión de disolución de la empresa.

El expediente de extinción colectiva de contratos se cerró sin acuerdo entre las partes, que mantuvieron cuatro reuniones durante el pasado mes de diciembre. Tal y como consta en el auto de extinción, representantes de los trabajadores formularon alegaciones a estos despidos señalando que, pese a reconocer que el expediente cumplía con el procedimiento, se oponían «por no pago de la totalidad de la deuda de salarios generada después de la declaración del concurso, por incumplimiento de la concursada al no poner a disposición de la plantilla la indemnización legal, por desacuerdo con las extinciones porque suponen para los trabajadores perder una parte de los salarios y de las indemnizaciones por exceder lo que cubre el Fogasa, por falta de cumplimiento del compromiso del ERE del 2015 y porque creen que la empresa se podría haber salvado con otra gestión».