Ames repobló 11,2 hectáreas con árboles bomberos desde el 2016

Treinta personas firmaron convenios en la tercera fase del plan local contra incendios


santiago / la voz

El Concello de Ames ha cerrado la tercera fase de su programa para reducir el riesgo de incendios forestales y está previsto que en las próximas semanas arranque la siguiente. Mientras tanto ha hecho balance de un plan medioambiental que arrancó en la recta final del 2016. Desde entonces, esta iniciativa ha permitido limpiar las franjas de protección y repoblarlas con árboles de variedades catalogadas como bomberas, ya que por su tipología pueden ejercer como barrera natural contra las llamas en caso de incendio. En base a este balance, en la suma de intervenciones de la tres fases se consiguió la reforestación de 11,2 hectáreas de monte, repartidas en 147 fincas de varios puntos del municipio.

La tercera fase, que terminó la pasada primavera, consiguió la implicación de treinta propietarios del entorno de Aldea Nova y Os Batáns, ambos cerca de Bertamiráns. En total se repoblaron 34 fincas que sumaron 3,4 hectáreas en las que se plantaron árboles de hoja caduca de distintas variedades: 238 castaños, 58 carballos, nueve fresnos 23 avellanos, 41 cerezos, 27 pradairos, 97 abedules, 12 ameneiros, y nueve nogales.

Los datos del programa confirman que cada campaña es muy distinta de la anterior. Por ejemplo, en la primera convocatoria el plan actuó en 37 parcelas en un único nucleo, Piñeiro. El resultado, 19.374 metros cuadrados de superficie reforestada. En ese momento se plantaron 815 árboles, de los que un 80 % fueron castaños , frente al 20 % en el que hubo múltiples variedades de hoja caduca. En la segunda campaña, el programa continuó en Piñeiro y en dos ámbitos del área de Aldea Nova y su entorno, una zona de alto riesgo como quedó patente en el año 2006. El plan llegó a 76 fincas con una superficie total de 57.030 metros cuadrados y se plantaron 1.570 árboles, de los que 1.206 también fueron castaños. Sumando las tres fases, el Concello de Ames ha promovido la plantación de 2.899 árboles de hoja caduca en los últimos tres años.

El edil de Medio Ambiente, Javier Lens (PSOE), resalta de este proyecto, heredado del mandato anterior, que, además de proteger la viviendas cercanas a zonas de monte, los propietarios pueden conseguir una rentabilidad económica derivada de la recolección de frutas y la recogida de setas. También beneficios medioambientales «como o incremento de biodiversidade, equilibrio de hábitat, protección do solo, fixación do carbono atmosférico e protección fronte a especies invasoras». El proyecto supone beneficios sociales añadidos, ya que fomenta la colaboración vecinal y la recuperación de prácticas tradicionales, añade Leis.

El Concello amiense resalta también que la reforestación de estas franjas «evita a diminución drástica da superficie arborada do concello e a conseguinte perdida de diversidade» y elimina la posibilidad de sanciones a los propietarios por el incumplimientos de la obligación de limpar las frajas. También frena la pérdida de zonas verdes, al sustituir variedades no autorizadas por otras que sí lo son.

815 plantas

Convenios

El primer año, 33 propietarios repoblaron sus franjas.

76 firmas

Superficie

En la segunda fase se actuó en 5,7 hectáreas de terreno.

30 titulares

Estudio del suelo

En la última fase se plantaron 238 castaños.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ames repobló 11,2 hectáreas con árboles bomberos desde el 2016