El triple de Calderón en el Camino de Invierno

Por Sonia Portela

SANTIAGO

El jugador de la NBA y de la selección española de baloncesto recorrió la ruta desde Monforte

23 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

¡Cuántos pasos habrá dado sobre la pista José Manuel Calderón! También se animó a darlos haciendo el Camino de Invierno desde Monforte, una ruta que este año también han promocionado Antiguos Alumnos e Amigos da USC -asociación que preside Benita Silva- con una exposición de imágenes y objetos etnográficos. De tal forma que el autor y comisario de la muestra, José Manuel Ortigueira, no dudó en abordar al veterano jugador de la NBA y la selección española de baloncesto en Silleda para hacerle entrega del catálogo, que incluye textos de los titulares de asociaciones de amigos de esta vía jacobea, como Aida Menéndez, Asunción Arias y Saturnino Astandoa, además de un singular texto sobre el territorio escrito por Xabier Quiroga, informa Irene Martín. Pero el asunto no quedó ahí, ya que Ortigueira regaló al Monbús Obradoiro, entidad promotora de esta actividad con Calderón, la fotografía de la muestra donde aparece el puente de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras) sobre el río Sil. ¿Por qué? En 2016 se celebró el cincuenta aniversario del descenso del Sil, una efeméride que también empieza a conmemorar ahora el club santiagués. El míster, Moncho Fernández, recogió la foto en su nombre. Así que el Camino de Invierno, que desde Ponferrada a Compostela cruza la Ribeira Sacra, unió pasos peregrinos y de baloncesto, además de aniversarios. Todos esperamos también que en el jubilar 2021 podamos celebrar la declaración de la Ribeira Sacra como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por otra parte, el grupo de Alumni USC reanudará, tras el verano, este itinerario en Monforte, localidad que exhibió la muestra fotográfica este agosto. Entre tanto, confían en poder exhibirla de nuevo en el Hotel Oca Puerta del Camino en octubre.

PACO RODRÍGUEZ

Mascarillas de diseño

 La mascarilla se ha convertido en una prenda indispensable, y más en los eventos sociales donde se dan cita numerosas personas. La prenda, que protege tanto al que la lleva como a las personas que le rodean ya es un complemento más de los trajes de primera comunión y de boda. Ese día, las niñas y las novias quieren ser las más guapas, y las mascarillas quirúrgicas o FFP2 no son compatibles con sus deseos, por lo que Ana Crespo y Teresa García se aliaron para que nada enturbie la celebración y se garantice la seguridad sanitaria. Ana diseña las mascarillas en combinación con el traje de primera comunión o boda. «Busca un trozo de tela que iguale al traje, y luego deja volar la imaginación para poner algún detalle más que adorne la mascarilla. Son personalizadas. No solo para la niña de la primera comunión o la novia, también para la madrina y para otras invitadas», explica Teresa. Los cubrebocas se venden en La Princesa, en la rúa Caldeirería, «en exclusiva, pero no solo para los que compran aquí sus trajes. Vienen personas que las ven en el escaparate, y se las llevan. Se lavan, se pone el filtro y listo». El artículo tiene éxito: «Hay momentos en los que viene Ana y le digo que hay de sobra, y luego la tengo que llamar porque vuelan». La ventaja de las mascarillas de ceremonia es, en el caso de las niñas, «que ese día quieren ser princesas, y la mascarilla no les gusta, pero estas les encanta y las ponen sin problema». Teresa asumió La Princesa en 1983, pero «debe tener más de 52 años, porque hace diez se jubiló una compañera y lleva más de 50, y el negocio venía de atrás». Dice que no sabe la antigüedad exacta, «pero unos 60 seguramente». Al principio, en los años 70, «era de confección de señora, y después se especializó en ceremonia». Ahora, en su escaparate cuelga un cartel de liquidación. «Pero no cierro, mucha gente lo pregunta. Quiero hacer unas pequeñas mejoras de unos diez días, a partir de diciembre. Pintar y cambiar algo dentro para ganar espacio. Mejorar la iluminación y dar un aire diferente». Una de las cosas que no cambiará es, precisamente, el escaparate, «porque sería meterme en mucho. Quiero conservar algo del negocio de siempre». Su intención es «liquidar las cosas de otras temporadas», y volver a abrir sus puertas «para que La Princesa de siempre tenga un aire más moderno». Aunque los tiempos que corren no son los mejores para las ceremonias, Teresa García confía en que «entre todos, salgamos bien de esta». Que así sea, y mucha suerte para que La Princesa siga 60 años más.

PACO RODRÍGUEZ

Klaus ha vuelto a casa

Tras el drama por el que pasó Klaus María Kürten en Santiago, ayer tomó un bus hacia Oporto, desde donde tenía previsto volar a Núremberg, ciudad situada a pocos kilómetros de la localidad donde reside, Schwabach. Klaus se va mucho más tranquilo, teniendo en cuenta lo confuso y frustrante que fue para él no poder obtener la Compostela para un amigo que tuvo que volver a Alemania por motivos familiares.