La virgen del Sar sigue a remojo

La escultura encontrada en junio en el río está sumergida en un tanque a la espera del resultado de las primeras analíticas


Santiago / LA Voz

Hace ya dos meses desde que un pescador de A Estrada encontró en el Sar, a su paso por Conxo, una escultura granítica de 150 kilos en una zona del lecho fluvial de poca profundidad. La virgen sigue hoy a remojo. Está sumergida en un tanque, en las instalaciones del Museo das Peregrinacións e de Santiago, al que la Xunta confió desde el 15 de junio la custodia de la talla gótica. Esta se mantiene en un medio líquido, acostada en posición horizontal y sin movimientos para evitar su deterioro. Espera de esta forma los resultados de las primeras analíticas y la aprobación del proyecto de intervención, según confirma Esperanza Gigirey, la directora del centro museístico compostelano. Y, una vez listos estos dos requisitos, se iniciará una deshumidificación progresiva para no afectar a la pieza, cuya piedra pasará de estar encharcada y cubierta de musgo a ser secada, limpiada y restaurada.

Explica Gigirey que se está actuando «con cuidado y con todas las garantías para no deteriorar la pieza y conseguir los mejores resultados». La doctora Carme Manso Porto, una de las máximas especialistas en arte medieval, será la encargada de emprender la investigación y catalogación de la virgen del Sar. De hecho, la ferrolana, afincada en Madrid, visitaba estos días el museo donde se encuentra la escultura en cuestión para una primera aproximación.

La Xunta impulsa, de forma paralela a la conservación y restauración de la virgen, un informe de historicidad. Una de las grandes dudas que se buscan despejar es el origen de la imagen gótica que tanto interés generó a nivel social durante la desescalada y también entre los especialistas en patrimonio medieval.

El proceso de documentación e investigación tratará de resolver esta incógnita y de arrojar toda la información posible sobre la historia que hay detrás de la escultura hallada por Fernando Brey. Se desconoce también en qué momento y cómo llegó al río Sar, o cuánto tiempo ha pasado allí hasta que fue descubierta, casi por casualidad, pues pasaba desapercibida entre otras rocas y solo llamó la atención del pescador por su forma cuadrada y algunas ondulaciones que podían adivinarse bajo la capa de musgo. Lo que sí se sabe, y así se ha anunciado, es el destino de la virgen, que es recuperar su esplendor y ser expuesta en el Museo das Peregrinacións e de Santiago.

Hasta la prensa internacional se hizo eco y la bautizaron como «la Virgen del Sars» o «de la Desescalada»

El descubrimiento de la virgen gótica en el río Sar se produjo en plena fase 2. En un momento en el que todo giraba en torno al covid-19 y la agitación política, este inesperado hallazgo en Compostela rompía la tónica temática y tuvo eco hasta en la prensa internacional.

La noticia llegó a publicarse en The Guardian, que habla de un hallazgo «genuino» y «aún más milagroso» que supuesto cocodrilo de 1,5 metros avistado en el Pisuerga y cuya búsqueda se abandonó ante la sospecha de que fuera en realidad una nutria. También ocupó titulares en Polonia (en el Kopalnia Wiedzy, medio de divulgación de descubrimientos e información científica y técnica) o en Francia; y en el fragor de las traducciones se produjo, por cierto, algún traspiés en cuanto a los cargos políticos, ya que hubo quien elevó a Román Rodríguez de conselleiro a ministro de Cultura.

La virgen del Sar fue rebautizada en algunos medios y por distintas voces que comentaron públicamente su descubrimiento. Entre los mil y un nombres inventados para referirse a la escultura gótica, están ocurrencias como «la sirena del Sar» por vivir los últimos años en un medio acuático hasta otras relacionadas con el momento en el que salió a la luz y su indeseado «confinamiento» en un río.

Ocurrencias de cuño nacional

En este último capítulo, están desde un diario gaditano que acuñó el apodo de «la Virgen del Sars» hasta otro ibicenco que habla de «la Virgen de la Desescalada», destaca Carlos H. Fernández Coto, presidente de la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego (Apatrigal), un colectivo que hizo un seguimiento de su repercusión mediática tras intervenir activamente en el rescate de la imagen y de poner su existencia en conocimiento de la Consellería de Cultura.

A falta de un nombre oficial y hasta que se resuelvan las dudas sobre la procedencia de la virgen encontrada en Conxo, la imaginativa se dispara, al tiempo que el proceso para saber más de su verdadero abolengo avanza, a paso lento pero firme.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La virgen del Sar sigue a remojo