Miñones gana más que Bugallo y cinco alcaldes del área de Santiago no están en la nómina de sus concellos

Los veinte alcaldes que perciben un sueldo de sus ayuntamientos cobran un total de 807.000 euros brutos al año


santiago / la voz

Las elecciones municipales del 26M supusieron un cambio en trece alcaldías del área compostelana y, en líneas generales, un incremento al alza de las retribuciones aprobadas, con distinto grado de consenso, para las veinticinco. Solo falta A Baña, en donde la ausencia de acuerdo entre PSOE y Compromiso por Galicia frena hasta la fecha cualquier asignación. Una comparativa de retribuciones confirma que el regidor amiense, el socialista José Miñones, es el regidor mejor pagado, con una asignación económica de 53.000 euros brutos al año, un importe que supera al de Santiago, Sánchez Bugallo, que este mandato cobrará 51.000 euros, el mismo salario que tenía su antecesor.

Ames, que tiene el gobierno (tripartito) más amplio, con trece ediles, se diferencia de Santiago a la baja en dedicaciones exclusivas: cinco (las tres tenencias de alcaldía tienen un salario de 39.750 euros y las otras dos bajan a 34.450 euros); y cinco parciales (29.150 euros). Los diez miembros del gobierno capitalino tienen dedicación exclusiva. Además, Ames es el único concello, con Santiago, que asigna personal eventual a la oposición.

En el grupo de alcaldes con más salario también se encuentra el primer edil de Ordes, José Luis Martínez Sanjurjo (PP), que ahora gobierna con mayoría absoluta. Su dedicación exclusiva implica una retribución de 49.700 euros. De sus nueve concejales, tres cobrarán dedicaciones parciales, una de 26.880 euros, y las otras dos de 17.920 cada una.

Una retribución similar a la de Martínez Sanjurjo es la aprobada para el alcalde de Santa Comba, David Barbeira, que cobrará 47.000 euros al año. Este municipio también dispone para el mandato actual de dos cargos con dedicaciones parciales (33.000 y 15.600 euros) y una persona eventual adscrita a la alcaldía.

También hay regidores que no tienen sueldo (Melide, Dodro, Brión, Toques y A Baña). En la mayoría de los casos, los alcaldes tienen dedicaciones profesionales que les permiten compatibilizar el cargo, lo que no les impide, por ejemplo, cobrar por asistencias a órganos colegiados (comisiones de gobierno, sesiones plenarias, comisiones informativas) y recibir compensaciones por dietas.

Para evitar vacío de poder y problemas de gestión diaria, en los gobiernos con alcaldías no remuneradas hay varias concejalías con salario. Así, el gobierno de coalición de Melide tiene tres dedicaciones exclusivas, una de 43.000 euros anuales, otra de 34.000 y la tercera asciende a 30.000. También cuenta con un cargo de confianza.

En Brión, el regidor, el histórico José Luis García, no tiene salario y su gobierno dispone de cuatro dedicaciones parciales de 9.100 euros cada una, más un cargo de confianza. En Dodro, cuyo pleno aprobó una asignación de 200 euros por asistencias a comisiones de gobierno (el mismo importe que Ames), hay dos dedicaciones exclusivas, una de 28.000 euros y otra de 22.000.

Dentro del grupo de alcaldes que cobran más de 40.000 euros al año también están los de Arzúa, Padrón, Tordoia y Touro. El primero dispone en su gobierno con dos con competencias delegadas y dedicaciones exclusivas, que cobran 33.250 y 23.964 euros. El gobierno de Padrón, una mayoría absoluta del PP, afronta el mandato con retribuciones más elevadas que hace cuatro años. El alcalde, Antonio Fernández Angueira, cobra 43.950 euros y la edila Lorena Couso, 28.802. El reparto de retribuciones se completa con cinco asignaciones parciales para el resto de concejalías.

El alcalde de Tordoia, Antonio Pereiro (PP) tiene una retribución de 42.000 euros. Su gobierno aprobó otra dedicación exclusiva de 28.000 euros al año y dos parciales (una de 20.000 por un 90 % de jornada laboral y otra de 16.000 por un 75 % de dedicación).

En cuanto a Touro, el regidor, Ignacio Codesido (PP) es el único retribuido, con 42.452 euros Quien lo sustituya, tal y como consta en el acuerdo plenario, recibirá el equivalente proporcional a 2.200 euros brutos mensuales como dedicación parcial. En Vedra, Carlos Martínez (PP) es el único con sueldo, 29.308 euros. Además de en Touro, en los concellos de Boimorto y Val do Dubra solo tienen sueldo los alcaldes. La regidora de Boimorto cobra 39.200 euros y el de Val do Dubra, 39.606.

El alcalde de Teo, Rafael Sisto (Son de Teo), y el de O Pino, Manuel Taboada (PP), cierran con 40.000 euros brutos al año el bloque de las alcaldías mejor retribuidas. En el caso teense, su dedicación exclusiva es la misma que tenía en el 2015. Preside un bipartito con el PSOE y entre ambos suman 5,5 dedicaciones. Los salarios a jornada completa para cuatro concejalías (dos de Son de Teo y otras dos del PSOE) ascienden a 32.000 euros brutos. La media jornada es de 17.000 euros y el regidor tiene asignada una persona con contratación eventual.

En cuanto a O Pino, para este mandato redujo las dedicaciones, de tres a dos, y la que queda está presupuestada en 20.605 euros al año. Y las comisiones de gobierno para ediles sin dedicación ascenderán a 200 euros (habrá dos al mes). Dos dedicaciones tiene también Negreira. El socialista Manuel Ángel Leis gobierna con mayoría absoluta y una retribución de 39.000 euros, con una concejalía con asignación parcial de 22.700 euros.

En una franja salarial casi idéntica a Leis están sus homólogos de Rois, Manuel Tojo; y Frades, Roberto Rey. El primero cobra 38.279 euros brutos (hay otra dedicación de 29.568 euros). El regidor fradense cobra 38.612 euros y otro concejal, 24.617 euros. Por debajo de ellos está Manuel Fernández Munín, de Boqueixón, con 35.000 euros, aunque en este municipio hay dos ediles más remunerados con 26.000 y 23.900 euros.

Un salario levemente inferior es el del alcalde de Oroso, Manuel Mirás (PSOE), que cobra 34.600 euros, pero en su equipo hay otras dos dedicaciones exclusivas, de 23.500 cada una, y tres parciales (22.000, 17.600 y 14.000) más un cargo de confianza.

Las dos alcaldesas no llegan a la media

En Trazo, la alcaldesa, Josefina Suárez (PP), tiene un salario de 33.600 euros, a los que se añaden dos dedicaciones parciales en su grupo de 16.000 y 6.000. Este acuerdo, junto con el de Teo, fue de los últimos en fraguarse. Suárez, que también gobierna en minoría, tuvo el apoyo de la oposición salvo Somos Trazo. La otra alcaldesa del área de Santiago es la de Boimorto, María Jesús Novo (PP), que también cobra por debajo de la media de 40.345 euros de sus homólogos: 39.200 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Miñones gana más que Bugallo y cinco alcaldes del área de Santiago no están en la nómina de sus concellos