Así es como acabó una coreografía de fin de curso triunfando en una final internacional

La aventura de ocho jóvenes bailarinas de la escuela compostelana Dancenter Gala y su profesora principal, la inglesa Gail Brevitt


Cuando las cosas se hacen con ilusión llegan lejos. Bien lo saben ocho jóvenes bailarinas de la escuela compostelana Dancenter Gala y su profesora principal, la inglesa Gail Brevitt, un foco de contagio de entusiasmo por la danza. Todo partió de una coreografía preparada originalmente para el último festival de fin de curso celebrado en la academia del Pombal y en muy poco tiempo. Ese pequeño homenaje al musical La La Land, de unas chicas que practican claqué 40 minutos a la semana «porque les encanta, lo pasamos pipa» y sirve para lograr una técnica clásica óptima, acabó ganando una final internacional en Tarragona. Cuenta Gail que decidieron presentarse el año pasado a la fase regional porque se desarrollaba en Santiago, pensando en que sería «una buena experiencia». ¡Y vaya si salió bien! Las ocho jóvenes que se embarcaron en esta aventura, por voluntad propia y con el apoyo de sus familias (Lúa Ventureira, Flavia Melcher, Carmen Liste, Laura Vilar, Irene Armesto, Tania Rúa, Paula Cribeiro y Noa Suárez), tuvieron su recompensa en la fase nacional e internacional del concurso Anaprode, en el Palau Firal i de Congressos. El primer día, Tania, Noa y Paula obtuvieron tres medallas (dos de plata y una de bronce) en la competición individual de ballet; y el grupo se llevó el primer premio con un número de clásico en puntas en la final nacional, lo que les abre las puertas para la competición internacional que será a finales de septiembre en Luxemburgo. Pero era solo el aperitivo de lo que vendría luego. Los dos equipos que compitieron quedaron en primer lugar en cuantas categorías disputaron. Lograron el trofeo nacional en Jazz. Y, con la coreo del festival de fin de curso, Herman’s Habit, se ganaron al jurado de la fase estatal por unanimidad y luego al de la internacional. Por los pelos no se presentan a esta última convocatoria. Tenían las maletas ya hechas para el viaje de vuelta desde Cataluña, cuando a una de las bailarinas se le ocurrió consultar el perfil de Anaprode en Instagram y vio una final «sorpresiva» para ese mismo día, cuando ellas esperaban que en Luxemburgo junto a la de clásico. 

Los Torres, en Negreira

Algo tiene el restaurante que Rogelio y Francisco Rial regentan en Negreira, Casa Barqueiro, de adictivo para las estrellas Michelin. Los que van, repiten. Ya sea por la comida o por la amistad que tienen con esta carismática familia de hosteleros. Los últimos que han vuelto al templo gastronómico negreirés son los hermanos Torres, Sergio y Javier, que acompañados de Roberto Vilar, presentador del programa al que acudieron el jueves, se dieron un pequeño homenaje a la comida a base de producto gallego. Almeja a la plancha, longueirones de Finisterre, berberecho de Noia, pimientos de Padrón, pulpo a la gallega, solomillo de vaca rubia gallega y tarta de queso al horno formaron parte del menú para los gemelos catalanes, a quienes no renuncian al marisco en sus visitas a Galicia. 

Concurso de poesía

No podía ser en otro lugar. El Concurso Escolar de Poesía Rosalía de Castro entregó sus premios en la Casa-Museo de A Matanza (Padrón) dedicado a la autora de Cantares gallegos. Los ganadores en esta edición fueron Ainoha Trillo (CPR Manuela Rial Monzo de Cee) entre los alumnos del primer ciclo de ESO; Ainhoa Pereiras (IES Manuel García Barros de A Estrada) en segundo ciclo, en el que una estudiante santiaguesa, Andrea Sanjurjo (IES Pontepedriña) logró el primer accésit; y Sara Faro (IES Alexandre Bóveda de Vigo) en el nivel de bachillerato. Las tres vencedoras recitaron sus poemas, que se incluirán en una publicación de la Fundación Rosalía, como ya es habitual.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Así es como acabó una coreografía de fin de curso triunfando en una final internacional