Los andamios se abren paso en el interior de la catedral

Instalan la estructura metálica que servirá para cubrir el órgano

;
Obras y andamios en la nave central de la catedral de Santiago

Santiago / la voz

Las obras en el interior de la catedral de Santiago avanzan día a día y la basílica, en la que se suspendió el culto para llevar a cabo la rehabilitación de paramentos y bóvedas, ofrece un aspecto totalmente distinto al habitual. Sin bancos, con los pasillos semivacíos, sin el tumulto de visitantes habitual y llena de tabiques y andamios abriéndose paso a lo largo de la nave principal.

El último comenzó a instalarse el martes y estaba previsto que quedase prácticamente listo ayer. Se trata de una estructura metálica que divide el pasillo central, la cual servirá para proteger el monumental órgano de tubos, un instrumento que aún conserva las cajas barrocas. Restaurado hace cinco años dentro del plan director de restauración de la catedral, se invirtieron más de 60.000 euros para recuperarlo. De ahí que se haya tenido especial cuidado en cubrirlo con un andamio que permanecerá durante toda la obra para proteger el órgano con un cierre geotextil del polvo que se va a generar con las obras.

Este andamio se suma al que fue instalado ante el altar mayor, donde se están realizando los trabajos previos de cara a la redacción del proyecto de restauración, que todavía tiene que salir a licitación. Los técnicos se encuentran en este momento estudiando en profundidad los daños que presenta esta compleja parte de la basílica, en la que han convergido diversos soportes y técnicas a lo largo de la historia. Objeto de todos los focos, con la cripta del Apóstol Santiago a sus pies y la imagen del santo más abrazado por los peregrinos como elemento central, el altar mayor integra desde las columnas salomónicas doradas incorporadas en el barroco para la reforma de la capilla mayor románica, hasta esculturas, efigies, escudos, policromías o sus regias rejas, entre muchos más componentes, en madera, mármoles, jaspes, plata u otros materiales.

Y, completando el tres en raya del andamiaje presente en el interior de la catedral, está la estructura de madera que se instaló en primer lugar para proteger el pórtico de la Gloria de la polución o elementos en suspensión que levante la obra, también por motivos de conservación, tras invertir diez años en su restauración.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los andamios se abren paso en el interior de la catedral