«Ya estaba embarazada en el rodaje, todos me protegieron»

ANGÉLICA MARTÍNEZ

SANTIAGO

Feliz tras su reciente maternidad, la actriz reaparece en la cuarta entrega de «Piratas del Caribe» y prepara ya un nuevo filme con Woody Allen.

20 may 2011 . Actualizado a las 11:35 h.

| Enfundada en un vestido azul eléctrico de Roland Moret y subida a unos tacones de vértigo, Penélope Cruz se muestra «muy, muy feliz» tras su reciente maternidad. Con la melena suelta y luciendo sonrisa, afronta con entusiasmo la promoción de una de las películas más esperadas de la temporada. Dejando a un lado su vida privada, de la que no habla por más curiosidad que provoque, la actriz se muestra más que encantada de hablar de Angélica, el manipulador personaje que interpreta en Piratas del Caribe: en mareas misteriosas, la cuarta entrega de la franquicia.

Antes de viajar a Cannes, el reparto completo estuvo en la presentación mundial de la película en Disney. Compartiendo protagonismo con Johnny Depp y bajo las órdenes de Robert Marshall, Penélope derrocha sentido del humor en la creación de una pirata sevillana que conquista el corazón de Jack Sparrow. Tratando de encontrar la fuente de la juventud, los dos protagonistas se embarcan en una nueva y trepidante aventura por aguas caribeñas.

-¿Es cierto, como cuenta el actor Ian McShane, que apareció todos los días en el rodaje con una camiseta de la selección?

-Sí. Durante el Mundial de Sudáfrica estuvimos rodando en Hawái. Allí todo el mundo hablaba de fútbol y, como España ganaba sus partidos, yo llegaba al rodaje vistiendo la camiseta de mi país. Cuando ganamos me puse la camiseta de Iniesta y así llegué a mi primer día de grabación en el barco pirata. Llevaba la camiseta de España encima de mi ropa de pirata [se ríe]. A los demás no les hizo mucha gracia que me pavoneara con ella, pero éramos campeones del mundo, así que...

-¿Cómo se enfrentó al personaje de Angélica?

-Me inspiré viendo pinturas sobre piratas, leyendo sobre ellos. No me fijé en ninguno en particular, nada específico. La mitad del personaje estaba ya sobre la página, muy bien definido por el guion. Le añadí mi imaginación, mi propia visión.

-¿Leía libros de piratas en su infancia?

-Siempre he estado interpretando algo, desde que tenía tres o cuatro años. Recuerdo con mucha viveza las sensaciones que me provocaba actuar cuando jugaba con mis amigos. Siempre pretendía ser alguien diferente. Muchos de aquellos juegos eran muy masculinos y acababa jugando con camiones. Algo que no hacia feliz a mi madre, por cierto. Estoy segura de que interpreté a un pirata en alguna ocasión. Con esta película tuve mucha suerte: dije que sí antes de leer el guion y, cuando lo leí, descubrí que iba a convertirme en una mujer pirata. Mi personaje es muy colorido porque es una mujer con mucho conflicto.

-Estaba embarazada: ¿cómo se sintió durante el rodaje de la película?

-Me sentí muy bien. Protegida por todo el equipo. Lo más importante era mi seguridad y Johnny y el director se preocuparon de garantizarla en todo momento.

-Angélica es muy manipuladora. ¿Cree que todas las mujeres tienen algo del personaje?

-No. Ella es especialmente manipuladora y una mentirosa fenomenal. Para ella todo es un juego. Se comporta así debido a la manera en que fue educada. Su padre es el pirata más peligroso de todos los tiempos y Angélica ha desarrollado esas habilidades debido al peculiar entorno en el que ha crecido. Personalmente soy muy mala mentirosa, muy mala, porque mi boca se tuerce cuando miento [se ríe]. Así que resulta mucho más divertido interpretar a una mentirosa recalcitrante.