«La percusión te permite adaptarte a muchos ritmos, es muy versátil»


Carlos Freire Pérez vive en Santiago, pero es de Narón donde desde muy pequeño comenzó a familiarizarse con el escenario. Con apenas cuatro años ya tocaba el tamboril en distintas agrupaciones musicales de la zona. Ahora colabora con diversos artistas como Susana Seivane o Xoán Curiel entre otros, también trabaja desde hace unos tres años con el Centro Gaira en su festival Move´m Cult & Danza y además da clases en la asociación cultural de Trazo, en la escuela de artes de Brión...

-¿Qué instrumentos toca?

-Depende el tipo de música, para la árabe el bendir y la darbouka, para el ritmo latino los bongos y las tumbadoras, el cajón flamenco, la batería el tamboril...

-¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

-Para mí es un intercambio de energía entre la gente que lo ve y yo. Un concierto me carga las pilas para varios días.

-¿En qué países tiene más acogida la percusión?

-No destaca ninguno porque la percusión es muy versátil, te permite moverte y adaptarte a muchos ritmos. Y en los viajes que hice con las diferentes colaboraciones siempre gusta, porque es muy fácil de entender. La percusión puede acompañar cualquier ritmo, incluso un pasodoble, además es algo que todo el mundo entiende.

-¿Le gusta más enseñar o tocar?

-Me gusta más tocar sobre todo jazz y, en general, músicas del mundo.

Votación
1 votos

«La percusión te permite adaptarte a muchos ritmos, es muy versátil»