Un acordeonista entre los espetos de Moraña

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

MORAÑA

emilio moldes

Fundador de la peña Os Espetados disfruta como un niño en la cita gastronómica de Santa Lucía

03 ago 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Rubén Fernández (Moraña, 1985) con poco más de veinte años fundó, con otros amigos, la peña Os Espetados, la agrupación más numerosa de aficionados de la Festa do Carneiro ó Espeto, una gastronómica que por sí sola ya atrae a tres mil comensales a la sombra de los carballos de Santa Lucía cada último domingo de julio. El pasado día 30, como no podía ser de otra manera, luciendo la camiseta de la peña y rodeado de amigos y compañeros de andanzas, Rubén volvió a sentarse en una mesa en la carballeira y a repetir el ritual de comer el carneiro, en una jornada que comenzó ya de mañana recorriendo las calles y locales de la villa.

Os Espetados tiene en la actualidad 280 integrantes, una cifra nada despreciable para lo que se originó de forma algo improvisada para aprovechar el festejo. «A peña naceu dun grupo de amigos de Moraña no 2008. Logo de irnos moitos anos xuntos á festa, queríamos organizarnos, facer unhas camisetas e seguir así disfrutando xuntos», recuerda. Puesta la maquinaria en marcha, no hubo nunca vuelta atrás. «O nome e o logo xurdiron dunha conversación do extinto Messenger entre outro dos fundadores, Iván Carbia, e eu mesmo. Queríamos que o nome tivese que ver coa festa e co Carneiro en si», comenta.

Maestro de música en Educación Primaria, por profesión; sindicalista en activo, por decisión personal; y acordeonista por devoción, Rubén toca en los grupos Alvariza y Tanxugueiras. Son dos agrupaciones nacidas en el concello de Teo. «Con Alvariza estamos a preparar o que será o noso segundo disco, e coas Tanxugueiras estamos en plena xira de verán. Vimos de tocar en lugares tan importantes como o Festival de Ortigueira, a Festa da Dorna ou o Festigal».

Con este trasfondo musical, queda claro que algo también tenía que aportar al gran banquete en Santa Lucía. «Estivemos tocando o sábado todo o día, na rondalla Espetada, polos bares e casas do centro urbano». Espetada es una rondalla «pasarrúas festivo-musical», de ritmos tradicionales gallegos. «Imos tocando e bebendo polos bares e veñen sempre músicos amigos doutros grupos a acompañarnos», asegura.

¿Y qué es la Festa do Carneiro ó Espeto para un morañés como Rubén Fernández? Una cita inolvidable. «Para min, e para todos nós, estes son os mellores días do ano, os días máis agardados», responde. No es una tarea tan fácil como pareciera. «Xunto comigo, catro persoas máis levamos meses traballando en toda a organización, fixemos unha festa concerto, un torneo de fútbol entre todas as peñas, un xantar popular o sábado e un pasarrúas festivo musical polo centro urbano». Vamos, que Os Espetados no paran quietos.

Futuro garantizado

«Agora estamos entrando a maioría na trintena, aínda que temos unha canteira por detrás que está entrando moi forte e que collerá as rendas da peña en nada», recalca. La inmensa mayoría son morañeses, pero siempre hay sitio para los de fuera y aquellos que son invitados a integrarse en la peña y lucir su camiseta y sus colores, «non o dubidan nin un momento».

No pasan desapercibidos en el Carneiro. Cuando llega el momento de sentarse a la mesa ocupan varias y tienen claro que su asistencia no menguará. Rubén Fernández no se imagina un julio sin este evento, «nin con 50 ou 60 anos, isto é algo que levamos dentro».

¿Qué hace tan especial a esta peña? «Somos un gran grupo humano, de persoas que compartimos unha ilusión enorme pola nosa festa e por pasala xuntos e felices», manifiesta. No solo se trata de estar juntos el último domingo de julio. Cualquier evento importante cercano es una buena razón para hacer acto de presencia. «Aproveitamos todas as festas do mes de agosto para seguir indo, incluso coa camiseta. Nuns días está xa aí o Albariño».

Al Carneiro, Rubén Fernández cree que Espetados aporta «o noso grado de area para que sexan máis participativas e populares, que sexan realmente a Festa da Xuventude, tal e como foi concibida hai décadas».