La Justicia rechaza extraditar al sicario colombiano relacionado con catorce asesinatos y que fue arrestado en Pontevedra

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

La Audiencia Nacional achaca a las autoridades colombianas no haber remitido una documentación solicitada

10 feb 2024 . Actualizado a las 10:38 h.

En diciembre del 2022, la Policía Nacional detuvo en Pontevedra a Johni Fernando Tenorio Millán, conocido con el alias de O meu yuca, «uno de los fugitivos más buscados de Colombia». Sobre él pesaba una orden de búsqueda internacional de detención y entrega desde el 2007 en relación a varios delitos graves, entre ellos homicidio y tortura de una persona. La Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) refiere que el arrestado es altamente peligroso, así como que tiene pendiente de cumplir una pena de sesenta años de prisión.

De hecho, tras consumarse el arresto, fue derivado a un centro penitenciario, al tiempo que se iniciaba el proceso encaminado a repatriarlo. Sin embargo, la Audiencia Nacional lo ha frenado en seco al rechazar su extradición alegando la ausencia de colaboración del Gobierno colombiano a la hora de remitir una documentación solicitada.

A este respecto, la resolución, que es recurrible, refiere que no existe duda alguna de que el detenido es la persona reclamada, así como concurren los requisitos de carácter documental del convenio firmado por Colombia y España. Sin embargo, los magistrados reconocen que «el gran óbice que se opone a la declaración de procedencia de la entrega extradicional es la total ausencia de un relato de hechos contenido en la sentencia firme dictada por el Juzgado Quinto Penal del Circuito Especializado de Cali el 30 de junio de 2011». Esta resolución condenó al colombiano «como responsable del concurso heterogéneo y sucesivo de catorce homicidios agravados en concurso homogéneo y simultáneo, porte ilegal de armas de fuego de defensa personal, concierto para delinquir con fines de cometer homicidio y secuestro extensivo agravado».

De hecho, la Audiencia Nacional remarca que la documentación remitida solo refería «la calificación jurídica de los delitos», algo que impide al tribunal madrileño analizar la posible concurrencia del requisito de doble incriminación.

Sin noticias de Colombia

Tal circunstancia determinó que se librase un complemento informativo a las autoridades colombianas, librando despacho a la embajada de este país en Madrid, para que, «en el plazo de treinta días improrrogables, pues se trata de una causa con preso, determinen y precisen si esa narración de hechos probados existe y se plasma en algún documento distinto a la sentencia condenatoria». No obstante, el tiempo fue pasando: «A pesar de haber transcurrido en exceso el plazo acordado para obtener la oportuna respuesta por las autoridades competentes colombianas, además, de haberse recordado en dos ocasiones su cumplimiento, sin obtener fruto alguno».

Esta circunstancia ha determinado que se deniegue la entrega de Tenorio Millán a Colombia. Y eso que se ofrecían diez millones de pesos, unos 2.350 euros al cambio, por su captura. A este respecto, la Policía Nacional precisó que era «el jefe de una organización de sicarios en Colombia», concretamente la prensa de este país lo relacionó con La Negra o Tres Puntillas. Se trata de una organización responsable de decenas de asesinatos, entre ellos el de Albeiro Usuriaga López, quien llegó a jugar en la selección de fútbol, la tricolor.

Su detención en Pontevedra se produjo después de que se constatara que había un individuo utilizando documentación española con una identidad falsa. De este modo, tras contactar con Interpol España, los agentes de la Brigada Provincial de Judicial confirmaron la reclamación internacional para su extradición. Estos mismo policías custodiaron al sospechosos hasta los juzgados centrales de la Audiencia Nacional, que decretó su ingreso en prisión para la extradición.