La «axenda» pontevedresa

PONTEVEDRA

Concentración de vecinos de Chapela, en la rotonda de Rande, para pedir la supresión del peaje de la AP-9 en Vigo y Redondela
Concentración de vecinos de Chapela, en la rotonda de Rande, para pedir la supresión del peaje de la AP-9 en Vigo y Redondela Oscar Vázquez

La rebaja de peajes de la autopista AP-9 consumada esta semana era, junto con el traslado de Ence, dos demandas del BNG para investir a Pedro Sánchez

01 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El gobierno municipal coaligado pontevedrés fue de los primeros de la Galicia local en hacerse eco de la sustancial rebaja de peajes de la AP-9 que entró en vigor desde el jueves. Aunque la cuantía de los descuentos, probablemente satisfará más a vecinos de otras ciudades y comarcas de Galicia, pues el impacto para los conductores del área de la capital parece menor. Sobre todo, si pensamos en lo que seguimos pagando por cruzar el puente de Rande para ir a Vigo. «Tímidos avances», dijo inicialmente Anabel Gulías, la portavoz del Concello al conocer la propuesta que la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, expuso el lunes en un acto en A Coruña, al que se invitó, entre otras, a la ciudad de Pontevedra, representada por la concejala Eva Villaverde.

Una presencia que no era un mero acompañamiento a la ministra, sino un guiño a la trascendencia que ha tenido el BNG y en particular, la ciudad de Pontevedra, al haber incrustado la rebaja de los peajes entre las condiciones que el partido nacionalista hizo firmar al PSOE para llevar a Pedro Sánchez, de nuevo, a La Moncloa.

Mayor entusiasmo

Fue al día siguiente, el martes, y después de saberse el alcance real de la medida aprobada por el Gobierno de la nación, cuando aumentó la intensidad de las reacciones. Ni había empezado la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, cuando Abel Caballero, junto con Carmela Silva, alcaldes y alcaldesas socialistas del área viguesa fueron quienes, primeramente, se felicitaron de la sustancial rebaja de peajes de la AP-9.