«Nadie te puede enseñar a inventar una historia»

El autor de «La boca del diablo» forma a 132 potenciales escritores de toda España y Sudamérica


Pontevedra / La Voz

Autor de La boca del diablo o La predicción del astrólogo, Teo Palacios tiene claro que «es imposible» explicar cómo llegó a ser escritor. «Soy de Sevilla y recuerdo los veranos tumbado en casa de mis padres escribiendo historias de piratas porque había leído El corsario negro, pero luego la vida empieza a darte leñazos, vas por un lado, vas por el otro hasta que un día te dices: ‘Lo que yo quiero realmente es hacer esto'. Te pones a trabajar, a estudiar narrativa, ver qué tienes que hacer para que una novela funcione y luego siempre tienes que tener un puntito de suerte. Es un factor que está ahí para todo. A partir de ahí conseguí que una buena agencia me representara y comencé mi carrera editorial».

-Y de eso hace unos diez años, ¿es así?

-Sí. En diez años tengo 5 novelas publicadas en 8 países.

-¿El secreto de una buena novela es como el secreto del Santo Grial de la literatura?

-Nadie, absolutamente, nadie, ni el mejor editor del mundo, puede asegurar si una novela se va a convertir en un best-seller o no. Hay novelas que son maravillosas y tienen todos los ingredientes necesarios para serlo, pero no consiguen dar el salto. Y otras que nadie se lo espera, de repente, terminan vendiendo veinte millones. Una novela tiene que tener una serie de pilares si quieres que funcione: un buen conflicto, unos buenos personajes, un buen arco dramático y diferentes estructuras que se pueden aprender y que tienen que estar ahí para que la novela funcione, pero todo esto por sí solo no te garantiza el éxito.

-Habla de aprender, creo que en eso se basa su método, el método PEN.

-Efectivamente. Es el sistema que yo mismo utilizo para crear mis novelas y es susceptible de ser aprendido. Se habla mucho del talento en la escritura. O tienes unas determinadas cualidades y eres capaz de inventar una historia, pero nadie te puede enseñar a inventar una historia. Lo que sí se puede es enseñar a contar bien esa historia. ¿Cómo se aprende eso? A través de las técnicas narrativas, que son las que yo muestro en el método PEN.

-¿Para este método uno tiene que tener una semilla previa o sirve para cualquiera?

-Tengo alumnos que no habían escrito nunca antes, se han presentado a su primer concurso literario y lo han ganado. No es lo habitual. Lo normal suele ser gente que siempre ha querido escribir, que ha soñado con tener una carrera como escritor, pero, por hache o por be, no han sido capaces de dar el paso. Tienes que tener la capacidad de crear una historia, pero solamente con que se te ocurra no es suficiente. Puedes contar la historia de los soldados de Pontevedra durante la guerra contra los franceses, pero solo con eso no tienes bastante. Tienes que añadirle una serie de ingredientes que es algo que sí puedes aprender.

-¿Cuantos alumnos tiene?

-Son 132 en diferentes niveles. Son de toda España, pero también de Chile, Uruguay, Argentina, México, Colombia, Perú...

-Por lo que tengo entendido es algo totalmente innovador.

-Hasta donde yo sé es algo innovador. Cuando lo puse en marcha incluí lo que llamo plantillas, una serie de ayudas para que el autor pueda ir desarrollando paso a paso los elementos que necesita para su novela. Cuando creé esto no había nadie que lo hiciera, al menos hasta donde yo sé. Lo que hace diferente al método PEN es la globalidad del sistema. Son clases en directo a través de videoconferencias, se contestan permanentemente todas las dudas y se trata de acompañar en todo momento al futuro escritor.

-¿Cuantos de sus alumnos son ahora famosos?

-Definir el término famoso es complicado. En los últimos ocho años mis alumnos han publicado cerca de cincuenta novelas con editoriales tradicionales. La última en conseguirlo ha sido Nieves Muñoz, quien publicó su primera novela con Edasa. En la primera tirada sacó varios miles de ejemplares y, al cabo de dos meses, necesitó una segunda edición. Tres meses después estaba publicada en cinco o seis países.

-¿Y si le pregunto por su próximo proyecto literario?

-Estoy ahora mismo trabajando en él. Es alto secreto. Podría decírtelo, pero luego tendría que matarte. Una de las cosas que me impulsa a escribir novela histórica es que aprendo mucho durante todo el proceso de investigación. Estoy volviendo a escribir una novela ambientada en la España de los Austria, finales del siglo XVI, con la guerra de Flandes de por medio y hasta ahí puedo contar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Nadie te puede enseñar a inventar una historia»