El fotógrafo que se hizo a sí mismo

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

ANDRÉS BARCALA

Andrés Barcala fue un autodidacta que pasaba horas en la biblioteca buscando y estudiando libros técnicos

15 oct 2020 . Actualizado a las 15:54 h.

«Si tu fotografía cuenta una buena historia, es una buena fotografía. Y si eres capaz de hacerlo muchas veces, eres un buen fotógrafo». Andrés Barcala (Pontevedra, 1974) sintió pasión por la imagen desde el mismo momento que tuvo uso de razón. Él mismo así lo reconoce, al tiempo que rememora cómo compró su primera cámara, una Kodak Instamatic, en 1985 con «las monedas que pude recaudar durante un verano entero, aprovechando unas vacaciones con mis padres en Santander, en una tienda que estaba liquidando todas las existencia por cierre. Me costó 1600 pesetas».

Fue un autodidacta en toda regla, un ratón de biblioteca que se pasaba tardes enteras en lo que hoy es el Archivo Provincial de Pontevedra «buscando libros relacionados con la composición, la técnica, la modificación de la luz… Antes de que existiese Internet, todo se hacia de otra forma: saliendo a a calle, buscando información puerta a puerta, leyendo, pero sobre todo, practicando. Tenía docenas de carpetas llenas de recortes con fotografías de todo tipo: publicidad, retrato, fotoperiodismo…».

ANDRÉS BARCALA

De igual manera, rememora su primer revelado en casa del escritor pontevedrés Manel Loureiro, «pues tenía una vieja ampliadora en el trastero. Como puede imaginar, el resultado no fue lo esperado, pero aquella imagen sobreexpuesta y no demasiado nítida de un negativo que yo mismo había revelado me marcó».