Donde el monte es negocio

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

RAMON LEIRO

Aunque aún se sigue asociando a los comuneros con la madera, lo cierto es que en los últimos años los distintos colectivos han apostado por nuevas vías de ingresos

19 oct 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

La propuesta dada a conocer esta semana por la comunidad de montes de Figueirido de contratar a cinco desempleados de la parroquia para que llevasen a cabo labores de limpieza y desbroce ha puesto sobre el tapete la realidad de unos colectivos a los que mucha gente sigue vinculando únicamente con la venta de madera. Aunque la mayor parte de las comunidades dependen de este negocio para obtener ingresos, lo cierto es que cada vez surgen nuevas vías de negocio y propuestas que les permiten a los colectivos vecinales cosechar beneficios sin tener que talar sus árboles.

Se trata normalmente de proyectos a medio y largo plazo, precisa Claudio Quintillán, de Combarro, quien remarca que lo más importante que deben reunir estas iniciativas es que «se adapten á zona ou á comarca». Y es que, dependiendo del terreno, se puede optar por planes ganaderos o de aprovechamiento de carne compatibles con el monte, como están llevando a cabo en San Vicente de O Grove, o por actuaciones turísticas vinculadas al patrimonio cultural, caso de Baiona o de Combarro, donde se han ejecutado una serie de miradores sobre la ría de Pontevedra y se prevé la «recuperación de petróglifos como os que recentemente atopamos no noso monte».

Y es que cada vez son más las comunidades que conjugan el beneficio económico con el beneficio social. Sin ir más lejos, en Amil, una de las actuaciones que se prevén poner en marcha consistirá en la puesta en valor de sus parcelas -recientemente se ha recuperado una carballeira- con el objetivo de que en un futuro, más o menos cercano, puedan servir de paso para alguna ruta del Camino de Santiago.