Los polígonos de la comarca languidecen sin suscitar interés

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

Solo dos empresas, en A Reigosa y A Ran, activan proyectos de obra

17 nov 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La crisis se lo ha llevado casi todo por delante. Al menos en lo concerniente a los flamantes proyectos de polígonos que antes del 2007 proliferaban en la comarca como hongos. No hay brotes verdes, ni siquiera se atisban en el horizonte en este sector. Algunos proyectos están archivados en los cajones como Fragamoreira (Poio) o la tercera fase de Castiñeiras (Bueu), mientras que otros languidecen como esqueletos o como terrenos dejados a monte por razones burocráticas o económicas, caso de Nantes (Sanxenxo), o aún pendientes de regularizar como A Ran (Cuntis). En más de un año, Xestur Pontevedra solo ha conseguido vender una parcela en los polígonos de promoción pública. Fue el año pasado y consistió en una finca donde se instalará una empresa del sector de la industria del automóvil en el parque de A Reigosa, en Ponte Caldelas.

Hay otra iniciativa más, que todavía no ha fructificado en términos concretos de compra -se encuentra en fase de negociación- para reconvertir la antigua nave de IKF Cedonosa, en A Ran (Cuntis) en una fábrica de productos de caucho. Nada más. Este año Xestur Pontevedra todavía no ha contabilizado ni una compra. La iniciativa privada, provincial o municipal para polígonos propios en muchos casos tampoco.

Mientras que en algunos ámbitos como el puerto de Marín, cada metro cuadrado vale su peso en oro y las empresas se lo rifan como si fuese petróleo, en otros como la central de transportes de Ponte Caldelas, la hierba y los tojos crecen en las parcelas vacías. Todavía no se ha vendido ninguna.