La cocina es cosa de hombres

El curso organizado por la Concellería de Igualdade de Poio ha resultado nuevamente un éxito


Pontevedra / La Voz

Los gurús de la alta cocina son hombres y, aunque en el ámbito doméstico siguen siendo ellas las que mandan en los fogones, la afición masculina es creciente y cada vez hay más corresponsabilidad en esta tarea. Basta con darse una vuelta por la Casa Rosada y comprobar el éxito que tiene el curso de de cocina para hombres organizado por la Concellería de Igualdade del Concello de Poio. Ya va por su cuarta edición y sigue siendo muy demandado, hasta el punto de que alguno hay en lista de espera. Entre los asistentes encontramos a jóvenes y mayores, desde 24 hasta 65 años, e incluso a padres e hijos. Quien imparte este curso es Arturo Navas, reconocido cocinero y socio fundador de la empresa Yatecomeré.

De lo sencillo a lo más elaborado

Este profesional se ha propuesto esta vez que sus alumnos aprendan a apreciar las verduras con recetas saludables, económicas, fáciles y también algo más elaboradas para que puedan lucirse con sus amigos o sus familias cuando tengan una cena o una comida especial. «Lo que intento es que la cocina les resulte divertida y que los resultados que consigan con sus platos les motiven», comenta Navas, quien además les muestra las técnicas y la las herramientas necesarias para que ellos mismos puedan explorar el arte gastronómico. Ayer, por ejemplo, les enseñó a preparar tres o cuatro recetas de papillotes, una técnica que consiste básicamente en cocinar los alimentos en su propio jugo, envueltos en papel de aluminio o de estraza. Papillote de merluza, patata asada y hojaldre relleno de salmón y vegetales. Eso fue lo que aprendieron a cocinar en la tercera clase de este curso, que se celebra todos los lunes y concluirá el 29 de abril.

Fuera estereotipos

De corresponsabilidad en las tareas domésticas saben mucho los alumnos de la ESO del Instituto Xunqueira I. Este centro lleva años realizando obradoiros en los que rompen los estereotipos sexistas y los roles preestablecidos y asignados tradicionalmente a chicos y chicas. La actividad, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Nais e Pais, consiste en realizar indistintamente y sin distinción de sexo tareas que erróneamente son consideradas como masculinas o como femeninas

Alumnos y alumnas se pusieron ayer manos a la obra y se repartieron e intercambiaron trabajos tales como perforar con un taladro, arreglar un enchufe o un portalámparas, desatascar una cañería, planchar, coser un botón, hacer una cama o cambiar los pañales a un bebé. Todos parecen tener muy claro que compartir las tareas del hogar es lo más natural y, además, saber hacer de todo los convierte en personas más autónomas. La directora del IES Xunqueira I, Lola Varela, indicó que la educación para la igualdad forma parte del programa del centro, es un pilar fundamental contra la violencia de género y este tipo de actividades mejoran las relaciones de convivencia entre los alumnos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La cocina es cosa de hombres