Una ruta de senderismo para recordar a Santi Melo por las montañas que tanto le gustaban

María Cobas Vázquez
María Cobas O BARCO

O BARCO DE VALDEORRAS

Foto de familia de los participantes en el memorial Santiago Melo.
Foto de familia de los participantes en el memorial Santiago Melo. CEDIDA

El club Peña Trevinca celebró la tercera edición del memorial a su exvicepresidente, fallecido en el 2021

02 ene 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

«En el 2013 o por ahí, a Santi se lo ocurrió proponer una andaina para hacer el 1 de enero, de subir desde O Barco de Valdeorras hasta Correxais (en Vilamartín)». Lo cuenta Pablo Aller, del club Peña Trevinca, que se apuntó aquella primera vez. «Éramos cuatro, al año siguiente, seis, después ocho e incluso llegamos a 15», relata. El ritual era fácil, salvo para perezosos. Suponía estar a las nueve de la mañana en el Malecón de O Barco de Valdeorras, a la altura de la pasarela verde, para cruzar el Sil y a través de O Salgueiral poner rumbo hacia Arnado para subir a Correxais y volver. En total unos 19 kilómetros de recorrido y unas cinco horas dándole a la zapatilla, en las que Melo acudía acompañado de su perro Roque.

Pero entonces Santi, Santiago Melo, enfermó. En el 2018 le diagnosticaron un cáncer de pulmón que le causó la muerte el 1 de mayo del 2021. Con el dolor de la pérdida, desde el club del que en aquel momento era vicepresidente pensaron en mantener la cita de Año Nuevo como una manera de honrar la memoria de su impulsor. Y así, el 1 de enero del 2022 nacía el memorial Santiago Melo, que este lunes cumplió su tercera edición

Participaron varios miembros del club y también amigos de Melo. No faltaron tampoco su mujer, Minocha, ni sus hijos Elena y Santiago. No pudo acudir Jorge. Juntos disfrutaron de un largo paseo hasta Correxais en el que hubo tiempo para disfrutar del paisaje y también para charlar. «Son fechas especiales y en la montaña nos gusta compartir, así que aprovechamos para hablar un rato, ir charlando tranquilamente, cosas que en otros momentos no puedes hacer», relata Aller. Y hubo, por supuesto, palabras de recuerdo a Melo. «Mantuvimos el espíritu de lo que él propuso», relata el senderista. «Queríamos mantener la idea de que el día 1 es buena fecha para olvidarse de todo y tirar para adelante», señala Aller, que destaca el fuerte compromiso de Melo con la comarca. Porque no solo fue vicepresidente de Peña Trevinca y un amante de las montañas, como él mismo confesaba en un reportaje en La Voz unos meses antes de su muerte, sino que fue también presidente de la Asociación de Empresarios de Valdeorras (Aeva) y participó en la vida política municipal durante unos años.