Los parches


Ourense

Seguramente se trate de un globo sonda. Puede que simplemente sirva para desviar la atención. O no. ¿Se imagina pagar un peaje para trasladarse de Ourense a Allariz? ¿O a Verín? Sinceramente, yo no. Sobre todo si este «impuesto» se pretende que sea igual para las rentas bajas y las altas. Si todos pagamos lo mismo. Detrás de este proyecto, dicen, se esconde el estado de estas carreteras y el desembolso que supone su arreglo. ¿Cree que la A-52 sería una prioridad para el Ministerio de Fomento a la hora de arreglar las autovías españolas? Perdóneme que lo dude. No lo ha sido durante todos estos años, desde su apertura. Los parches que se han ido colocando con el paso de los años no han hecho más que evidenciar que las inversiones en materia de infraestructuras que llegan a la provincia no son para presumir. Incluso aquellos parcheados que se han venido haciendo han tenido que ‘reparchearse’ al poco tiempo evidenciando que en la inversión se pensó más en el ahorro de los materiales que en su arreglo formal. ¿Y las carreteras convencionales¿ ¿Y aquellas por las que los últimos años han rodado los camiones de las obras del AVE? Esas que los ourensanos recorren todos los días, aquellas en las que se registra el mayor número de accidentes. Hemos vivido tiempos de parches, de tapar, de ir haciendo. Es tiempo de reformas a lo grande. Es tiempo de no conformarse. Impuestos, sí, pero no a cambio de nada. No a una plaza provisional, no a unos contenedores sustitutos, no a servicios municipales en precario, no a un proyecto de estación de segunda, no. Y no a un peaje en una autovía llena de parches.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los parches