Una decisión para poder ejercer

La valdeorresa se fue a Reino Unido ante la falta de posibilidades laborales aquí


o barco / la voz

La de Nuria Cotarelo es la historia de una joven que tuvo que hacer las maletas para poder desarrollarse en la profesión para la que se había preparado académicamente. Harta de encadenar contratos temporales y de ver lejos la estabilidad profesional como enfermera, y después de haber trabajado de camarera y dependienta, se ganaba la vida como teleoperadora en A Coruña cuando una amiga le habló de las posibilidades que ofrecía el Reino Unido. «Y me dije: o cambio ahora, o voy a seguir aquí toda la vida», cuenta. Así que comenzó a mirar y vio que Reino Unido, Francia y Alemania buscaban profesionales como ella. «Reino Unido era lo que más me llamaba, porque aunque mi nivel de inglés no era muy bueno, era lo más fácil», cuenta. Contactó con una agencia de contratación y tras pasar la primera entrevista por teléfono en inglés, la citaron para una en persona. Era el 14 de febrero de 2014. El 28 de marzo aterrizaba en Manchester, la ciudad en la que sigue viviendo tres años y medio después. Y continúa trabajando en el mismo hospital. Reconoce que dejar Galicia no fue fácil. Vivía ya con el que hoy en día es su marido, y este se quedaba en A Coruña. «Decidí irme porque en España las oportunidades son muy precarias, y no te valoran. Eres un número más en el sistema público. Te llaman por teléfono y si no coges a la primera, llaman a la siguiente», dice. Explica que en Reino Unido es totalmente distinto. «Aquí me siento valorada», añade.

Pero no todo fue fácil. « Los dos primeros años fueron complicados, porque aunque el inglés se puede aprender, es un idioma difícil. Cada uno tiene su acento, y el inglés del colegio no es el mismo, es un inglés perfecto de libro y cada persona tiene su jerga y su manera de hablar y te tienes que adaptar, muchas veces es complicado por eso, porque la gente no habla un inglés de libro», dice. Resalta después el cambio de cultura, de ciudad, el cilma, estar sola. «Me vine sola. Sabía que iba a venir más gente española, pero no conocía a nadie. Era empezar una vida de cero, buscar nuevos amigos, cosas para hacer, en un sitio totalmente diferente del que venimos», cuenta. Y remata: «Los comienzos son difíciles». Pero claro, llegó con un contrato fijo, unas condiciones salariales buenas, vacaciones...

Nuria asegura estar muy contenta con la decisión que tomó en su día de marcharse para trabajar en lo que le gusta, pero advierte también que no todo el mundo tiene la misma suerte. «En mi caso, por suerte, me ha salido bien», apunta.

Los comienzos han pasado. A los dos años se trasladó a Manchester su marido. Y ahora están encantados allí. «Estoy supercontenta en el trabajo; me valoran muchísimo, a las enfermeras españolas nos tienen en muy alta estima porque la formación que tenemos es muy buena», apunta. Resalta que es una más en un equipo integrado por profesionales de diferentes países. Y claro, con esa perspectiva, lo de volver está lejos. «El tema en España está complicado para volver, y no me iría a otro país ahora mismo», señala. Y añade: «Nos quedamos». La pareja no quiere que sea para siempre, pero tampoco tienen un plazo marcado. «No queremos volver a coste cero; volveríamos si tuviéramos un trabajo en unas condiciones mejores que ahora; porque ahora hemos conseguido tener un salario que nos permite hacer cosas, como casarnos, pensar en formar una familia... Y en España quizás eso no podríamos hacerlo, porque si quiero trabajar de enfermera tendría que ser con contratos temporales o estudiando las oposiciones durante años», cuenta.

 

En manchester

Nuria Cotarelo vive cerca del Manchester Arena, escenario de un atentado el pasado mes de mayo. Dice que la psicosis que se vivió en la ciudad se pasó unos días después. «Ahora mismo eso te puede pasar en cualquier parte del mundo, no me siento más segura o menos», cuenta. Y en lo que es el día a día, dice que hay barrios más conflictivos, pero que en general se siente segura. «Puedo ir de noche tranquila por la calle», resalta.

De A Rúa a Ferrol, Valladolid, A Coruña y finalmente Manchester.

trayectoria vital

De A Rúa a Ferrol, Valladolid, A Coruña y finalmente Manchester. Nuria Cotarelo (1986, A Rúa de Valdeorras) comenzó a estudiar en el colegio de las monjas, para después seguir en el Pablo VI, donde cursó la ESO. Durante el Bachillerato fue alumna del IES Cosme López. Ya entonces tenía claro que quería estudiar algo relacionado con la rama sanitaria. Pensó en veterinaria, en fisioterapia, en enfermería... Tras hacer la Selectividad, pidió todas las opciones y la aceptaron en la escuela de enfermería de Ferrol; y allí se fue. En el tercer año se trasladó a A Coruña, desde donde seguía estudiando al tiempo que trabajaba. Con el título en la mano, consiguió un empleo en una residencia de ancianos en A Rúa, después en un hospital de Valladolid y más tarde en el comarcal de O Barco. Ya después, dependienta y teleoperadora cuando decidió dar una vuelta a su vida e irse a Reino Unido, donde lleva tres años y medio viviendo. Desde hace año y medio, además, acompañada del que hoy en día es su marido.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una decisión para poder ejercer