Mujeres


Estaba visto. Ha pasado un mes desde el 8 de marzo y aquel espíritu tan feminista que llenaba a unos y otros empieza a esfumarse, si es que no lo ha hecho ya del todo. Estamos a 6 de abril y a estas alturas ninguno de los partidos políticos que presentan candidatura para las elecciones municipales en la capital ourensana lleva a una mujer de número uno.

Sea como sea, gane la ideología que gane el próximo 26 de mayo, la ciudad de As Burgas, volverá a tener durante los próximos cuatro años a un hombre al frente de su ayuntamiento. Atrás quedaron aquellas promesas que aseguraron que promoverían a mujeres para ocupar el número 1 de su lista, como también fueron acalladas las voces femeninas que, con el apoyo de la militancia que las votó, reclamaron su derecho a ser cabeza visible en los comicios locales. Que no digan que es que ninguna quería...

Ni por esas. El feminismo de pacotilla que nos rodea nos sitúa en el mismo punto que hace veinte o treinta años, con las mujeres siempre en segundo plano, o en tercero y los hombres tomando las decisiones importantes. Porque también fuera de la capital, en el resto de la provincia, habrá más varones optando a ocupar el sillón de las alcaldías. Es lo que hay.

Así que no se engañen a ustedes mismos, ni nos engañen a los demás. Proclaman la igualdad, pero dudo mucho que en realidad crean realmente en ella. O siquiera les guste. Dicen ser feministas pero en realidad están tan apegados al poder que no soportan hacerse a un lado o dar un paso atrás y dejar vía libre a una mujer. Esta es la verdadera realidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mujeres