Un coche de inercia, una página web y un videojuego

Los alumnos de Maristas preparan el Hiperbaric Challenge de Burgos

Proyecto Hiperbaric Challenger de alumnos de Maristas Proyecto Hiperbaric Challenger de alumnos de Maristas

ourense / la voz

El Hiperbaric Challengue es un desafío educativo para el desarrollo del talento y la creatividad mediante el diseño, construcción y prototipo de un coche de inercia. Se trata de una iniciativa enmarcada dentro del programa de acciones de responsabilidad social corporativa de la empresa Hiperbaric, S.A. El colegio Maristas de la capital ourensana lleva años animando sus alumnos a unirse a un reto que se celebra en la ciudad de Burgos y que atrae a centros educativos de toda España. Un grupo de escolares ourensanos visibilizó ayer su participación en la calle del Paseo de la capital, porque otro objetivo de la iniciativa es que sean ellos mismos quienes promocionen su prototipo, busquen patrocinadores y un taller donde construir el coche.

Álvaro García, Nicolás Morales, Pablo Eirín, Pablo Páramo, Javier Martínez, Andrés Gómez, Jacobo González, Ignacio y Luis Garballo y Javier Cid son Inergética Ourensana. Ya participaron el año pasado en la experiencia y este año quieren dar un plus a su coche. «Queremos poner unos alerones delante para que sea más aerodinámico y un guardabarros para que el coche sea más resistente ya que el año pasado tuvimos un problema con la dirección y colisionamos», explica Álvaro García. Aunque quedaron clasificados en medio de la tabla, sí consiguieron un premio por la innovación: su coche fue el único que llevaba un sistema de luces que decía cuánto tenían que frenar en cada zona. Un plus que repetirán añadiendo, afirman, una pantalla para comunicar al equipo que está en el exterior con el conductor e indicarle cómo desplazarse. Ahora toca construirlo.

«Este año hemos venido al Paseo porque hemos creado una página web y un videojuego dirigido principalmente a los niños. Además, la difusión es una parte importante del proyecto. Y así los ourensanos pueden conocer lo que hacemos», explican. Todo el equipo de Inergética Ourensana repite experiencia. «Nos lo pasamos muy bien allí, porque estamos entre amigos. Somos alumnos de varios cursos y nos conocemos bastante bien. Durante la carrera tuvimos varios problemas y los solucionamos. Además, hicimos la presentación ante mucha gente que sabía de coches de inercia, sobre todo aquellos que hacen FP porque lo estudian», explica Álvaro. En el caso de los estudiantes ourensanos, restan horas de otras clases para poder ir avanzando en este proyecto que también desarrollan de la mano de cuatro profesores del centro, sus mentores, que desde el año pasado les ayudan. «Hemos mejorado bastante, sobre todo en difusión. En la parte técnica hemos aprendido mucho de los errores nuestros y de otros equipos», dicen. Siguen buscando patrocinadores, aunque van por buen camino. Queda dar forma al proyecto final y seguir mejorando en cada edición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un coche de inercia, una página web y un videojuego