Virado a sepia


Es como vivir en una foto de esas viradas a color sepia, que, al margen del motivo o el contenido, trasladan al pasado, aunque la imagen sea de un par de horas antes. Puede ocurrir, igualmente, que la coloración sea un apunte creativo y no la cruda consecuencia del paso del tiempo, que castiga sin compasión al papel fotográfico y deja en evidencia la calidad del revelador o el fijador empleado en su día. La recurrente demanda del cumplimiento de los plazos del AVE, que se ha ido adaptando a las circunstancias, en modo chicle, alargando y alargando año a año, ya empieza adquirir esa coloración sepia. Vuelve a ser, dicen, una de las grandes reclamaciones que plantea la patronal ourensana, ahora que hay nuevo Gobierno. Y con el AVE, es decir, con el retraso en las obras del tren de alta velocidad, o velocidad alta, como en algún momento se matizaba, aparece asociado el plan general de urbanismo. Son las grandes preocupaciones de los empresarios organizados en su confederación. La reiteración de la queja/demanda/preocupación/reclamación de la CEO sugiere que su capacidad de movilización y su ámbito de influencia no es muy allá que digamos. Serán los tiempos. Igual debían pensar en dar forma a una campaña de esas al estilo los abajo firmantes, para introducir alguna novedad, que vaya más allá de la nueva declaración cuando su reunión coincida, o la hagan coincidir, con elecciones, cambios de gobierno, mociones de censura y cosas así. Una pancarta tampoco estaría mal, aunque igual no, que afea la fachada del edificio que ocupan. AVE y PXOM. Entonces, nada. Ahí siguen y ahí seguimos. Congelados. Se ve que falta pulmón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Virado a sepia