Los concesionarios buscan fórmulas para paliar la caída de las ventas

Desde enero las comercializaciones a particulares han bajado un 7 % en Ourense

.

ourense / la voz

Hoy en día es complicado vender un artículo si no tiene un descuento. Prueba de ello es lo que ocurre en el comercio, habituado cada vez más a poner en marcha campañas periódicas de precios especiales para atraer a los clientes. Ahora esta práctica se extiende también al sector del automóvil. El fin del plan PIVE, con el que el Gobierno concedía ayudas para la renovación del parque móvil, ha provocado un cambio de tendencia en un sector que estaba recuperándose después de los años malos de la crisis. Y así tras el cierre en positivo del 2016, que en la provincia de Ourense supuso un incremento en las ventas de un 6 % respecto al año anterior, el 2017 ha comenzado con datos poco alentadores para los concesionarios, especialmente en lo que respecta a las comercializaciones por parte de los particulares, el verdadero pilar del sector.

Así, entre los meses de enero y abril se han vendido en la provincia, donde operan cerca de una veintena de concesionarios, 1.538 unidades. De ellas 1.098 proceden del mercado de particulares, lo que representa una caída del 7 % respecto al 2016. «Lo que notamos es una bajada del tráfico de exposición, entra menos gente a los concesionarios y como resultado de ello se vende menos», asegura Alberto Salgado, jefe de ventas de Audi, en Ourense. Constata el «estancamiento» tras el fin del plan PIVE que, asegura, «ha retrasado la decisión de compra». Para tratar de paliar esta situación, «lo que estamos haciendo los concesionarios es ofertar coches en stock y unidades ya matriculadas, por ahí estamos salvando un poco las cosas y esperamos que la situación mejore», advierte.

Descuentos y campañas de publicidad son otras fórmulas a las que también se recurre por parte de las empresas. «Tenemos que traer a la gente a las exposiciones y lo intentamos ofertando reducciones del 20 o el 30 % en las unidades», asegura Salgado. Explica que las empresas han auto matriculado muchas unidades -se calcula que en los concesionarios gallegos hay en estos momentos 3.000 coches en esta situación- y que son esos turismos los que se ofrecen a los clientes que tienen la intención de hacerse con un utilitario. «Son coches sin estrenar, kilómetro cero, que se están ofreciendo con precios ventajosos», explica el jefe de ventas del concesionario Audi.

 Más equipamiento

Y se podría decir que la situación es similar en el resto de empresas de la provincia. Todas están notando el descenso de ventas de turismos por parte de los particulares y tratan de contrarrestar la situación con campañas propias, en algunos casos agresivas. «Quizás en este arranque de año no se están cubriendo las expectativas por la falta de incentivos como que animen al cliente a renovar sus vehículos», afirma Rubén Trillo, responsable de ventas del concesionario Rofer, que comercializa Nissan en Vigo y Ourense. «Estamos intentando superar estos obstáculos con campañas de descuentos muy agresivas y estamos y apostando también por una renovación completa de la gama de automóviles, ofreciendo más equipamiento sin subir el precio».

Advierte, con todo, que «tenemos muchas esperanzas depositadas en 2017, ya que la recuperación económica debería consolidar la recuperación». Otra fórmula a la que han recurrido los fabricantes, y de la que se hacen eco los concesionarios, es la de poner nuevos modelos en el mercado, o presentar nuevas versiones de coches ya clásicos. Asimismo, existe una apuesta firme por los vehículos eléctricos y comerciales.

Más del 80 % de los vehículos que se enajenan están sujetos a financiación

Comprar un automóvil supone un esfuerzo económico que muchas veces se intenta aliviar recurriendo a la financiación. De hecho, hoy en día un porcentaje muy alto de las operaciones comerciales que se realizan en los concesionarios se hacen bajo esta fórmula. «El 80 % de los clientes recurren a la financiación para adquirir los automóviles», confirma Alberto Salgado, del concesionario Audi. Además, constata que el segmento de edad comprendido entre os 30 y los 40 años es el que más demanda un vehículo nuevo en estos momentos. «Ahora el público joven tiene escaso poder adquisitivo y si quieren comprar un coche, en la mayor parte de los casos son sus padres quienes lo compran para ellos», afirma.

 El nuevo PIVE

Las expectativas del sector de lograr que se ponga en marcha un nuevo plan de financiación podrían verse satisfechas en unos meses ya que el gobierno está preparando una nueva linea de incentivos. Eso sí, en este caso las ayudas serán para los coches que menos contaminen. En Ourense al cierre del mes de abril se habían vendido 1.181 unidades con el tramo más bajo de emisiones de dióxido de carbono, lo que representa el 76 %. Cada vez se apuesta más por motores limpios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los concesionarios buscan fórmulas para paliar la caída de las ventas