Los responsables de la desfeita


Tengo un amigo entrañable al que no le es extraño el sentido del humor. Un día me contó una historia que me quedó grabada para siempre. Me dijo que cuando fue a pedir la mano de su futura nuera, a su consuegro, sin conocerlo, le espetó: «Aquí tiene a mi hijo; en cuanto se casen le doy una semana de plazo; a partir de ahí, no admito devoluciones». Los de siempre, es decir los del Partido Popular, han conseguido el 20-N, una victoria similar al histórico partido de fútbol del España-Malta. No hicieron un extraordinario partido. Lo que pasó es que los adversarios eran muy malos y el público, encima, los estaba abucheando mucho últimamente.

Se van nuestros políticos a Madrid y, por lo menos servidor, y mientras me dejen, les recordaré, periódicamente, por activa y por pasiva, lo de los 5.000 kilómetros cuadrados abandonados; las 850.000 comidas diarias que nos tienen que traer de fuera de Ourense, una provincia sin niños y sin jóvenes. Con la décima parte de lo que iban a malgastar y derrochar en el tren matapájaros, también llamado AVE, podremos poner la provincia en el siglo XXI.

Ya sé que la agricultura no es la solución total pero ayudará a crear empleo, conseguiremos la autonomía alimentaria y con la barriga llena, en nuestra tierra y con nuestras gentes, pensaremos en hacer otras cosas. Si en un año estos que se van ahora a Madrid, tanto al Congreso como al Senado, no lo consiguen, propongo a los ourensanos que me honran con la lectura, que le digamos lo de mi amigo: «No admitimos devoluciones». Los responsables de la desfeita de Ourense no son ni el maestro armero, ni la madre superior. Como a mi amigo no le devolvieron el hijo, que es un excelente padre de familia ourensano, ¡qué gozada si dentro de cuatro años podemos decir lo mismo de estos nuestros políticos que toman el andante de Madrid!

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Los responsables de la desfeita