La campaña que pasó de largo

Casi sin caras conocidas y con pequeños actos se cierra la preparación de unas europeas en las que se habló poco de la UE


Esta campaña no pasará a la historia a menos que se recuerde como la última de José Luis Baltar al frente del PP ourensano. El partido celebrará un congreso en otoño pero, como el suspense siempre rodea al presidente de la Diputación, no se le podrá dar por retirado hasta que lo esté de manera efectiva. Si es así, Baltar habrá repetido como protagonista de una campaña en la que sería su última contienda electoral. A falta de grandes mítines y de caras conocidas, su presencia en innumerables actos, rozando de nuevo la ubicuidad, y las polémicas que lo han rodeado se han llevado los titulares más llamativos.

El pabellón de Os Remedios -reservado para los mítines noche sí noche también en las autonómicas y en las generales- solo acogió un gran acto, el que convocó el PP en el primer día de campaña con la presencia de su presidente nacional, Mariano Rajoy, y de su cabeza de lista para las europeas, Jaime Mayor Oreja.

Él abrió la primera semana y fue José Blanco, el cargo de mayor importancia en el PSOE de los que visitaron Ourense en esta campaña, el que la cerró. El ministro de Fomento se reservaba un anuncio de calado para animar al electorado aunque, como la mayor parte de los mensajes lanzados estos días por PP, PSOE y BNG, tenía poca relación con las europeas. La posible cesión de la AP-53 a la Xunta se unió así a otro de los temas más recurrentes en los discursos políticos de la campaña, el AVE y el reconocimiento explícito de Blanco de que no llegará en el año 2012.

La provincia, tras el ministro de Fomento, vio desfilar por la provincia a cargos del PP como Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, o Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz parlamentaria. El PSOE -que no envió a Ourense al presidente del Gobierno ni al cabeza de lista de las europeas- cumplió con tres ministros gallegos en actos puntuales y con la presencia casi diaria de Antolín Sánchez Presedo, número once de la candidatura. El BNG, por su parte, sí tuvo en numerosas ocasiones en Ourense a su número uno -dos en la coalición Europa de los Pueblos-, Ana Miranda, y a su portavoz nacional, Guillerme Vázquez.

Coches y contratos

Fueron los nacionalistas los que más se jactaron de tratar temas europeos de interés para Galicia en esta campaña. Sin embargo, su senador, Xosé Manuel Pérez Bouza, introdujo uno el pasado lunes que no tiene nada que ver con ello y que ha tenido recorrido durante toda la segunda semana de la contienda. Los viajes en coche oficial y el uso del escolta contratado por la Diputación para asuntos personales y de partido de José Luis Baltar han provocado una encendida polémica. Como con este asunto, también las supuestas contrataciones irregulares en la institución provincial, denunciadas en este caso por el PSOE, han dado mucho que hablar.

Así, con temas locales y con pocos debates sobre política europea, se ventila una campaña que se podría decir que ha pasado de largo por Ourense. Está por ver mañana si esta estrategia funciona o si, por el contrario, la abstención sigue aumentando en las elecciones europeas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La campaña que pasó de largo