Los avatares de ir con nieve de Celanova hacia Cortegada

La OU-531 vivió una jornada atípica con accidentes y alumnos de vuelta a casa


En la carretera OU-531, entre Celanova y Cortegada, la calzada estaba blanca por tramos. Había más tráfico en dirección a Cortegada que al revés. Los coches iban muy despacio, siguiendo las huellas de las ruedas del precedente. A la mínima el vehículo perdía algo el control por efecto de la nieve y del hielo. Pasaban turismos, algún camión y el autobús escolar, que regresaba antes de tiempo, lleno de alumnos que estudian en Celanova.

En la parada de Poulo, municipio de Gomesende, bajó un grupo de alumnos. «Tivemos clases normais pero ás once da mañá suspendéronas porque se non, non podiamos volver», explicó Germán González. Viajaban en un autobús de Anpián. «Tivemos que vir todo o tempo a dez por hora», añadió este joven. En Poulo descendió también del bus Daniel Gómez. Ya pasaba del mediodía. «Á mañá cando fumos a Celanova non estaba todo nevado, pasábase ben pero agora a cousa cambiou», indicó.

En este mismo pueblo, Dolores Sotelo regenta un comercio que, como ella dice, «non ten nome». En el pequeño patio de la casa, antes de acceder a la tienda, su esposo esparcía sal mientras sus hijos le pedían que no lo hiciera para conservar la poca nieve que cubría el patio. «A mañá está indo máis ou menos como todos os días. O pobo é pequeniño, hai pouca xente e aquí non hai problema», señaló esta mujer.

Desde Poulo hacia San Lorenzo de Quintela de Leirado, a tan solo siete kilómetros de Cortegada, era más fácil circular, pues el manto blanco no cubría los carriles de la carretera.

Unos minutos después, de regreso a Celanova, aún no era la una de la tarde y la OU-531 presentaba un ligero mejor aspecto gracias a la circulación de más coches, gracias también a que la nieve se fue derritiendo y a que una unidad de conservación echaba sal. Un coche de la Xunta con remolque del que Daniel Gil extraía paladas de sal, se hallaba en plena acción. «A mañá está indo bastante ben. Estivemos na zona de O Vieiro e no Furriolo, temos a estrada bastante tranquilizada e agora tócalle a esta, de Celanova a Cortegada, que é a que nos falta», manifestaba Daniel.

Allí mismo, minutos antes, se había producido un accidente sin heridos. Fue una suerte. Allí estaban sus tres ocupantes, un hombre y dos mujeres. Iban en dirección Celanova pero el conductor perdió el control del coche, a pesar de ir a escasa velocidad.

«Vimos de Nigrán, atopamos neve pero viñamos ben, eu traía o coche na segunda e ó ver que había neve metín a primeira, entrei ben e de súpeto o coche descontrolouse, xirou, voltou a dianteira mirando hacia Cortegada, tirou aquel poste pequeño reflectante e coa mesma xirou e marchamos á cuneta», explica Juan López.

«O coche non quedou moi dañado aparentemente. Non sei como estarán os baixos pero polo resto, reviseino todo e está perfecto», añadió el conductor, al tiempo que declaraba que «ata non foi moito susto porque viñamos moi despacio, como se fose a cámara lenta. ¡E menos mal que levaba rodas novas!». Junto a Juan López estaba Rosina: «El cuerpo está bien. Fue un susto nada más. Tenemos previsto llegar a Celanova».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Los avatares de ir con nieve de Celanova hacia Cortegada