Sumar podemos unidos

José Luis Úriz Iglesias EX PARLAMENTARIO Y CONCEJAL DE PSN-PSOE

OPINIÓN

María Pedreda

17 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El tradicional espíritu cainita de la izquierda, en especial la que transita paralela al PSOE, tiene la ocasión de corregir su deriva en las próximas elecciones del 2023. ¿Lo hará? La aparición de una figura clave para parar su renacer, Yolanda Díaz, parecía que así iba a provocar, especialmente tras la desaparición del lastre que suponía Pablo Iglesias y la debilidad manifiesta de Podemos, un nuevo tsunami ilusionante, pero los celos y las cuitas partidistas amenazan su consolidación.

Díaz ha presentado su proyecto, «Sumar», que debiera haber sido un aglutinante del resto de fuerzas, Podemos, IU, Equo, Verdes, etcétera, pero de nuevo negros nubarrones amenazan su fortalecimiento sin apenas tiempo para nacer, debido a la reacción cortoplacista y sectaria de algunas.

«Sumar», si realmente fuera así, podría provocar un efecto ilusionante entre aquellos votantes de izquierdas que huyeron despavoridos a la abstención, escandalizados por las estériles luchas internas. También podría hacer un efecto llamada para votantes socialistas desencantados. Todo para no desperdiciar ni un solo voto en un momento complejo de fortalecimiento de la derecha extrema del PP y extrema derecha de Vox, que amenaza la supervivencia del actual Gobierno progresista.