El Supremo y las desheredaciones

Ignacio Bermúdez de Castro
Ignacio Bermúdez de Castro PASOS SIN HUELLAS

OPINIÓN

Jesús Diges | EFE

11 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Tribunal Supremo sienta jurisprudencia al sentenciar que no se puede negar la legítima a un heredero alegando solo falta de relación. Matiza lo preceptuado en los artículos 848 y siguientes del Código Civil, en relación con él artículo 756 del mismo texto legal, para desheredar a un descendiente. El alto tribunal da la razón a unas nietas a las que su abuela desheredó por «haberlas maltratado de obra», ya que considera que «no toda falta de relación afectiva o de trato familiar puede ser enmarcada, por vía interpretativa, en las causas de desheredación». El Supremo no es partidario de dejar en manos del testador la posibilidad de negar la legítima a todo aquel familiar directo con el que hubiera perdido la relación, al margen de los motivos y las consecuencias que esa situación tuviese en su salud. Aunque el artículo 1, apartado 6 del Código Civil recoge que «la jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico con la doctrina que, de modo reiterado, establezca el Tribunal Supremo al interpretar y aplicar la ley, la costumbre y los principios generales del derecho», de todas maneras hay situaciones excepcionales en que dicho precedente sería cuestionable. Por los despachos de los letrados pasan casos en los que los herederos han rozado el ilícito penal en el trato con sus mayores durante años y, una vez muertos estos, se indignan por haber sido obviados en sus disposiciones testamentarias.