Ómicron

Luis Ferrer i Balsebre
luis ferrer i balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

JAGADEESH NV

05 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Era visto que el bicho (como el dinosaurio) sigue estando ahí. Lo de estos últimos meses ha sido un sueño hechicero, pero sigue estando ahí, con otras caretas, pero ahí; puede que no sea tan malo (o sí), pero, en cualquier caso, no será el último, vendrán muchos más. 

Vendrán más porque la fantasía de seguridad del mundo vacunado y desarrollado sigue sin tener en cuenta que esto va de pandemia global y no de una calamidad circunscrita a territorios olvidados; más bien al contrario, es en ese mundo ignorado donde el virus instala su retaguardia y ensaya estrategias mutantes con las que vencer las defensas inmunológicas creadas por las vacunas. Todo buen estratega sabe que hay que atacar las retaguardias para vencer al enemigo. La batalla librada estos años contra el virus solo ha sido un ensayo general de cómo protegernos mientras no acabemos con él allá donde se esconda.

En tanto no asumamos que el problema no está en los negacionistas del mundo desarrollado sino en el mundo sin vacunar, las medidas de higiene, la mascarilla, las distancias interpersonales, vacunarse y evitar los gentíos serán las únicas estrategias para evitar el impacto de la última ráfaga viral. No nos queda otra que mantener los hábitos adquiridos en estos casi dos años de asedio.