BNG: repicar y estar en la secesión

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

Kiko Huesca | Efe

26 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una tomadura de pelo, un engaño, un disfraz, un truco de trilero para incautos: todo eso podría decirse, sin asomo de maldad o sectarismo, de la supuesta decisión del BNG que tanto dio que hablar hace ahora tres semanas —la de abandonar el independentismo— y cuya veracidad impugné con claridad tan solo tres días después de que Pontón anunciase a bombo y platillo que el Bloque no era ya independentista, sino, ¡nada más!, soberanista. Una estafa política planificada y ejecutada con un descaro sorprendente por quienes están hartos de proclamar que ellos son los únicos que dicen la verdad y representan a Galicia.

El 10 de noviembre publiqué en este espacio un artículo titulado «El BNG organiza su baile de disfraces», en el que, entre otras cosas, apuntaba lo que sigue: «Queda por saber, en todo caso, si el burdo trampantojo del actual soberanismo, tras el que se esconden el mismo BNG y la misma UPG de toda la vida, ha logrado persuadir a quienes probablemente preferirían ir a las elecciones a cara descubierta, como siempre hasta la fecha». Pues bien: ya lo sabemos.

El 20 de noviembre (13 días después de que el independentismo aparentase caerse del caballo camino de la Xunta), Bieito Lobeira, diputado autonómico del Bloque y uno de los 50 miembros de su Consello Nacional, asistía en Bilbao a una manifestación a favor de la secesión del País Vasco con lo más granado de la cosa: ERC, CUP, Més per Mallorca y —en España el desvarío ya no conoce límites— un grupo que se hace llamar Andecha Astur, que también, como era de esperar, reivindica la república asturiana. ¡Faltaría más!