Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Los gobiernos de coalición no existen

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

Chema Moya

31 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No, tranquilos, no me he levantado cogido a una botella de cazalla. Y, por tanto, el título de este artículo no es una boutade. Lo verán, si tienen la paciencia de continuar hasta el final.

Sé, claro, porque ese es uno de los campos de estudio de la profesión que llevo ejerciendo cuatro décadas, que a lo largo del siglo XX, tras la introducción del sufragio universal, los parlamentos nacionales se hacen más complejos. Y sé, por eso mismo, que -sobre todo en los países sin regímenes electorales mayoritarios, donde se reducen artificialmente la pluralidad política- las coaliciones de partidos en el poder ejecutivo se convierten, con frecuencia, en la única forma de dar salida a la ausencia de mayorías homogéneas.

Ocurre, sin embargo, y ahí está el problema, que en términos generales, y salvo raras excepciones, los de coalición no son en realidad auténticos gobiernos. Es decir, no son un grupo de personas que, bajo la dirección de un presidente, trabajan apoyando su liderazgo con un interés común y un único proyecto. Es verdad que hay ejemplos de gobiernos homogéneos dominados por luchas faccionales: el de UCD, sobre todo tras las elecciones de 1979, es de libro. Pero esa es la excepción y no la regla, mientras en los llamados gobierno de coalición las cosas son justamente al contrario: la regla es que cada uno de los partidos que lo forman va a lo suyo, con su propio proyecto y sus propios objetivos, entre los que siempre está el de crecer en el espacio de sus socios, aunque ello dañe la defensa de los intereses generales que todo gobierno debe procurar. Veamos dos ejemplos de actualidad.