Del lamento al perdón

Ernesto Sánchez Pombo
Ernesto S. Pombo EL REINO DE LA LLUVIA

OPINIÓN

21 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El balance de ETA es aterrador: 853 muertos, cientos de heridos con secuelas, decenas de secuestros, miles de extorsionados, innumerables huidos de su tierra, daños económicos irreparables y todo un país, el español, tratando de superar el terror que la banda terrorista imponía. Diez años después aún no llegamos a entender aquella locura.

Por eso es inútil tratar ahora de poner a las dos Españas de acuerdo sobre la fórmula de clemencia con la que se pueda cerrar la barbarie vivida. Porque lo que para unos es poco menos que un insulto, para otros es un avance sin precedentes.

Lo único cierto es que se trata de un lamento y no de una petición de perdón. Porque las palabras de Arnaldo Otegi asegurando que la actividad de ETA fue un error que nunca debería haberse producido, y reconociendo el dolor de las víctimas, no es una solicitud de perdón. Es un reconocimiento público, el primero, de la izquierda aberzale de un capítulo que permanece abierto y de difícil cierre.