Los perros afganos de Occidente

César Casal González
César Casal CORAZONADAS

OPINIÓN

MINISTERIO DE DEFENSA

05 sep 2021 . Actualizado a las 10:33 h.

Un gesto. Los soldados norteamericanos dejaron en el aeropuerto de Kabul tirados, en las jaulas, sin comida ni agua, a los perros que les sirvieron tan fielmente durante su invasión de Afganistán. Como tirado han dejado, hemos dejado, al pueblo afgano. Y a las mujeres afganas pisoteadas bajo la bota talibán. Esa es la realidad. Lo demás son geoestrategias que no les van a dar de comer ni les otorgarán libertad. 

No ha sido una retirada. Ha sido una huida. Una derrota. Otra más. No aprendemos de la historia. Primero fueron los ingleses. Luego, los rusos, y ahora los norteamericanos, con la coalición internacional. Veinte años para nada. Veinte años en los que hicimos soñar a esa mujer que llegó a presentar el telediario, en un país en el que la mujer no existe. Ese mismo telediario, el otro día ya estaba siendo presentado por un hombre con un soldado armado junto a las cámaras. Soldados armados por las calles de Kabul. Soldados armados en la frontera con Pakistán para que nadie más salga de la cárcel que es Afganistán.

Afganistán tiene una etimología muy sencilla. Significa tierra de los afganos, pero no refleja la verdad. Es la tierra de los talibanes. Va a ser la tierra del Ejército Islámico. Occidente ha vuelto a hacer el ridículo. A prometer lo que no puede cumplir. Dicen los talibanes que gobernarán esta vez con flexibilidad. Las armas que muestran, que exhiben, no tienen ninguna flexibilidad. Una bala no es flexible. No hay flexibilidad en el calibre de las balas.