Dueños de nuestra agua

Ernesto Sánchez Pombo
Ernesto S. Pombo EL REINO DE LA LLUVIA

OPINIÓN

Santi M. Amil

25 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las hidroeléctricas deben estar temblando. Después de haber expoliado varios embalses, cuatro gallegos, el Gobierno les abre un expediente, la Xunta está muy preocupada y la ministra Teresa Ribera asegura sentirse «escandalizada», porque «el agua es un bien escaso». Lo dicho, dada la contundencia y agilidad con la que se actúa en este país, es para echarse a temblar.

Iberdrola y Naturgy, que controlan el 85 % de la energía hidroeléctrica de Galicia, rebajaron sin motivo los embalses de As Portas, Cenza, Salas y Belesar, además de otros castellanos. Y lo hacen cuando el precio del kilovatio bate récords, hay mayor riesgo de incendio y con la sequía otoñal en el horizonte. La búsqueda del negocio rápido les llevó a dejar a alguno de ellos al 15 % de su capacidad, cuando su ocupación mínima fue del 55,9 %.

En un país que presume de protección del medio ambiente y en el que se habría actuado ya contra quien vierte purines, extrae ilegalmente agua o contamina un río, las hidroeléctricas manejan los embalses en función de sus necesidades económicas. Con la pasividad de las administraciones. Se les abre un expediente de información de oficio, al que se aplicará el procedimiento habitual: nada. Y solo serán sancionables si incumplieron los términos recogidos en las concesiones.