La danza de los pases y lances toreros

Antonio Arsenio Iglesias Vázquez LÍNEA ABIERTA

OPINIÓN

RAMON LEIRO

02 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El torero Miguel Ángel Perera intentó inscribir en el registro de propiedad intelectual la siguiente obra: «Faena de dos orejas con petición de rabo al toro Curioso…». Y para ello aportó un vídeo y un libro descriptivo de su faena. Concretamente, su obra habría consistido en la siguiente secuencia de movimientos: «Mano izquierda al natural cambiándose de mano por la espalda y da pase por la derecha. El toro sale suelto y el torero va hacia él dando pase por alto con la derecha».

El registrador de Propiedad Intelectual le denegó su inscripción, y el torero acudió a los tribunales hasta llegar al Tribunal Supremo, que le ha dado la puntilla al entender que «la faena de un torero no es una obra que pueda ser inscrita como propiedad intelectual».

Lo cierto es que una danza puede ser considerada como una obra de propiedad intelectual. Pero ha de tratarse de una coreografía que tenga cierta altura creativa, que además sea original, y que sea perceptible por el espectador la impronta del autor. En estos casos podría ser registrable una danza, un número circense o un baile de patinaje artístico.