Estados Unidos ha demandado a Facebook por monopolio. El envite es formidable. Llega con el respaldo de la administración federal y de 48 estados. Y puede provocar que Mark Zuckerberg tenga que desprenderse de las otras dos grandes joyas de su triple corona: WhatsApp e Instagram. También pone en cuestión los principales métodos empleados por los gigantes de la Red para aumentar su hegemonía: canibalizar propuestas y servicios innovadores y comprar empresas emergentes como fueron en su día la aplicación de mensajería favorita de los españoles o la principal red de contenido visual de occidente.

Las voces que cuestionan y recelan de la inmensa concentración de poder en manos de unas cuantas megacorporaciones han crecido, con motivo y razón, en los últimos años. El éxito de las GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) crea oportunidades para otras empresas y puede ayudar a acelerar la digitalización y a la fijación de estándares universales, pero estas compañías son tan enormes que afectan a las vidas y a los bolsillos de cientos de millones de personas, incluso en los países en los que apenas pagan impuestos. Las ballenas de Internet poseen dinero, influencia y ambición. Y no paran de expandirse. ¿Deben ser contenidas? ¿Es ya demasiado tarde para hacerlo sin conflicto? ¿Quién, salvo otro monstruo empresarial, tiene la pasta para comprar WhatsApp?  

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

¿Quién puede comprar WhatsApp?