Armenia: una guerra muy próxima

Felipe Peña EN VIVO

OPINIÓN

HAYK BAGHDASARYAN

09 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque estos últimos días se haya forzado una paz precaria -con las tropas rusas ayudando tardíamente en este cese de hostilidades-, la violencia de los tanques, los drones y los mercenarios se ha impuesto de nuevo a la solución negociada en el Alto Karabaj. Esta región autónoma, de habla y cultura mayoritariamente armenia, está poblada también por azeríes. Como en tantos otros lugares, la disputa étnica ha sido activada y las armas han vuelto a sonar. El grupo de Minsk (Francia, EE.UU. y Rusia, entre otros países) está en ello, y Europa en su conjunto debería implicarse más. Rusia ha impuesto un alto el fuego demasiado tarde, cuando Turquía había optado una vez más por la fuerza contra los armenios.

Pero ahora quiero hablar de la estrecha relación que se ha establecido entre la universidad armenia de Erevan y la de A Coruña, y más concretamente entre sus escuelas de Arquitectura, en los últimos años. 

Desde el 2013 la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña mantiene un convenio con la NUACA de Erevan, y anualmente se produce un doble intercambio de alumnos y profesores en talleres de proyectos compartidos entre ambas escuelas. Además, en los últimos tres años, la institución armenia ha participado también en un proyecto Erasmus+ Iacobus que, financiado por la Unión Europea, ha desarrollado trabajos de recuperación patrimonial e integración social en el puerto fluvial del Danubio (Ratisbona, 2018), en el entorno del río Sar (Santiago de Compostela, 2019) y en la isla de San Lázaro de los Armenios (Venecia, 2020). Este proyecto de tres años ha sido coordinado por la UDC a través de la Escuela de Arquitectura de A Coruña. Muchos estudiantes gallegos conocen ya ese país, y numerosos armenios han compartido aulas con sus compañeros del proyecto Iacobus aquí en la escuela de A Zapateira.