Ganó Kamala


Ha perdido Trump, pero han ganado los republicanos. Ha ganado Biden, pero han perdido los demócratas. En contra de lo que los grandes medios y empresas demoscópicas predecían, la avalancha azul no compareció y los republicanos crecen en el Congreso y retienen la mayoría del Senado, de modo que el margen de maniobra del presidente se reduce. Y a la vez, como decía Murado ayer, se deshacen de Trump, candidato incómodo que ya les ha hecho el trabajo: ha ganado más votos que ningún republicano previo entre las minorías de cualquier origen, musulmanes incluidos: le han votado más que los judíos, por cierto. Y ha demostrado a la vez que el pueblo llano ve toda la leria de las luchas identitarias como preocupaciones de ricos, de gente a la que no le intranquiliza si conseguirá llevar la comida a casa. Esa es la nueva percepción del Partido Demócrata que les ha hecho perder congresistas y gobernadores: el partido de los ricos. El enfado de algunos candidatos que vieron peligrar su antes segura reelección quizá inicie en las filas demócratas una gran discusión interna. Veremos.

Los Estados Unidos siempre han sido manejados por oligarquías. Y los nuevos oligarcas, con algunos de los antiguos, prefieren el Partido Demócrata, mucho más apto para envolver sus intereses neoliberales y globalistas en un relato de progreso. A los monopolios de Silicon Valley no les gusta Sanders, claro, les gusta Kamala Harris. Pero Harris parece incapaz de ganar unas primarias por muchos dólares que se echen a ese fuego. Quizá se la han colado a un Biden consumido, para que lo sustituya en pleno mandato y se presente saltándose el engorro de las primarias y con la ventaja de la presidencia.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Ganó Kamala