Los líderes se bajan el sueldo en la crisis del coronavirus

Margarita Mayo EN VIVO

OPINIÓN

María Pedreda

18 may 2020 . Actualizado a las 10:11 h.

Los líderes en épocas de crisis juegan un papel fundamental no solo por lo que dicen, sino por lo que hacen. Sus acciones hablan más alto que sus palabras para crear un clima de confianza. En los momentos de máxima incertidumbre con la crisis el coronavirus, un pequeño grupo de altos directivos han decidido reducirse su salario. Primero fue la presidenta del Banco de Santander, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, quienes decidieron reducir sus salarios a la mitad. Después, le siguió el presidente de Iberia, Luis Gallego, que renuncia igualmente al 50% de su retribución. También el presidente de Inditex, Pablo Isla, anunciaba una bajada de su salario de 35% y el 50% de su bono anual.

¿Por qué otros directivos deberían seguir este ejemplo? Hay razones morales y empresariales para que un nuevo líder surja con el covid-19. No es solamente una cuestión de responsabilidad social, sino también una forma de proteger la situación financiera de la empresa contra el coronavirus.

Primera razón: solidaridad. Moralmente, en momentos de crisis, esperamos que nuestros líderes prediquen con el ejemplo. La reducción del sueldo de los altos directivos es un gesto simbólico de solidaridad y empatía con la ciudadanía. Actúan como referentes para que otros muestren también su generosidad. No se vería bien pedir sacrificios económicos a los más desfavorecidos cuando los que más ganan evitan la situación. Una crisis representa una oportunidad para la empresa y sus líderes de ganar reputación social. El nuevo liderazgo que emerge en esta situación de crisis se tiene que preocupar no solo por los inversores sino por todas las partes interesadas