Los políticos y funcionarios de la Unión Europea tienen una costumbre un poco fea: ante cualquier crisis que se desata en Europa, su primera preocupación no es qué podría hacer la UE para ayudar, sino si esto «dañará al proyecto europeo»; como si el proyecto tuviese algún sentido más allá del de servir a los intereses de los países que lo conforman.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La UE se ha puesto en marcha